Categorías
Opinión

26-S: Fracaso de la UE en la acogida y reubicación de refugiados.

26 de septiembre de 2017: se cumple el plazo de dos años que se había concedido la Unión Europea para la acogida y reubicación de un cupo de refugiados –pequeño en comparación con las llegadas masivas de refugiados-, y se confirma el fracaso más rotundo de la propia UE y de todos sus Estados miembros.

Estadísticamente, los Estados miembros de la UE han sido incapaces de dar acogida a un total de 182.504 refugiados, alcanzando la exigua cifra de poco más de 45.000 acogidas, esto es, un 25%  de lo estipulado en su día. España, por su parte, tan solo ha llegado a un escaso 11% (1.983 personas) del total de 17.337 que se comprometió a acoger.

Visto así, resulta muy simple de entender para quien sepa comprender lo mísero de estas cifras tan frías. No obstante, para el que no esté tan familiarizado con los números, quizás le cueste algo más poder percibir el transfundo ruin que se filtra de todas estas estadísticas, por ello les facilitaré la tarea traduciéndoles su significado.

Este 26-S supone el más absoluto fracaso en la acogida y reubicación de refugiados y revela a la UE y a todos sus Estados miembros como…    

Defraudadores del más común de los Sentidos comunes.

Violadores del Derecho de Asilo como Ius Cogens.

#UErfanos deshumanizado en Derechos Humanos.

Incumplidores de un pacto de lobos con piel de cordero.

Mutiladores del Humanismo en su más esencial entendimiento.

Asesinos de la hospitalidad y la solidaridad con el necesitado.

Cómplices de muertes evitables en sus tierras de origen.

Verdugos del cementerio sembrado en pleno Mediterráneo.

Coartada mezquina del canalla que coacciona la ayuda humanitaria en alta mar.

Mercenarios de espíritu; cobardes por vocación.

Espectadores impasibles del declive de la dignidad humana.

Piratas de moralidad decrepita e ideologías de ocasión.

Carceleros demócratas exentos de libertades para los desheredados.

Terroristas de conciencia por acción u omisión.

Coristas venenosos escondidos bajo labias ilustradas.

Vendedores de humo de inocentes almas incineradas.

Traficantes de sueños, humanidad y vergüenzas.

Culpables confesos sin arrepentimiento conocido.

Simple y llanamente, esbirros obscenos sin remedio humanitario.

26-S: Fracaso de la UE en la acogida y reubicación de refugiados.
Categorías
Derechos Humanos Opinión

Éxodo de conciencias en la UE: 7 días después.

Una semana. Tan solo siete días desde que en mi último post en este blog hablara sobre las vergüenzas de Europa como continente y como ente político, por su abandono de una concepción esencial de la ética y la moral vinculada a los Derechos Humanos que debe predominar en estos tiempos convulsos en los que masas de refugiados procedentes de  todos los rincones llaman a las puertas de la “civilización”.

Siete días en los que uno pensaba que lo había visto todo en el trato degradante hacia los más desfavorecidos, hacia los humillados en su propia tierra, hacia los que han dejado atrás recuerdos, memorias y vidas mutiladas. Y a pesar de ello, resulta que en estos siete días de diferencia entre un post y otro, llego a la conclusión irremediable e irredimible de que la miseria del ser humano, especialmente la del especimen hominis politicus, rebasa cualquier entendimiento lógico, humano y razonable.

Nunca se me hubiera ocurrido pensar que vería a la Rotenmeller germana, después de vanagloriarse de que Alemania era un fértil vergel económico y humanitario para la acogida de refugiados, tener que agachar la cabeza en menos de 48 horas, meter el rabo entre las piernas, y dar orden de cerrar sus fronteras para evitar que la marabunta de langostas arrasara con sus cosechas.

Tampoco hubiese imaginado en la vida que estas medidas serían secundada spor República Checa, Eslovaquia, Holanda o Austria, ante una muestra de cinismo desmedido. Desde hoy, también Croacia.

Mucho menos, que la presencia del ejército patrio de estos Estados tuviera que hacer acto de presencia para garantizar la “seguridad nacional” y el “orden público” desestabilizado por esa panda de energúmenos bronquistas, denominados para el resto de la sociedad europea, refugiados.

Quien iba a pensar que con el cierre de fronteras vendría el uso indiscriminado de la fuerza, mangueras con agua a presión o gas lacrimógeno para amenizar el jolgorio de los valientes maderos y soldaditos parapetados tras sus escudos y con el brazo coercitivo de la irracionalidad en guardia.

Y para colmo de los colmos la guinda del pastel: los juicios penales iniciados por Hungría contra refugiados, estos delincuentes que entran en el país de forma ilegal y que merecen que caiga sobre ellos todo el peso de la ley, con penas de prisión inclusive, si hay algún listillo que quiera llamar la atención más de lo debido. Sí señor, como se suele decir por estas tierras: con dos cojones y un palito… ¡Viva el Estado de Derecho!

Ante todas estas barbaries del mundo civilizado, uno no puede sentir menos que vergüenza (propia y ajena) de ser europeo en esta Europa sin valores morales, humanos y humanitarios. Sentir asco de un sistema político e institucional profundamente degradado desde hace tiempo, que trata al refugiado como a un delincuente peligroso que hay que atar en corto, no vaya a ser que le demos la mano y nos quiera pillar todo el brazo. O sentir miedo de que la falta de empatía llegue tan lejos como para no ser capaz de identificar en el enemigo a batir a un crío de cinco, ocho, doce años, que absorto con lo que ve y con lo que padece solo alcanza a entender que huyeron de casa al abrigo de las bombas y las balas, mientras que a las puertas de Europa los reciben a base de rejas de acero, concertinas y baños con gas pimienta.

Siete días. Tan solo siete días. En que escaso tiempo es capaz de superar sus miserias el mayor de los involucionados derivados del ser humano, el gran responsable de esta deplorable situacion: el hominis politicus.

Categorías
Derechos Humanos Opinión

Refugiados sirios: éxodo de conciencias en la UE.

Mucho se ha escrito en los últimos meses, sobre todo en estas pasadas semanas, acerca de la situación por la que están pasando miles, cientos de miles, más bien millones de sirios en su periplo hacia Europa huyendo del terror y de la masacre.

Mucho se ha escrito desde diferentes puntos de vista: político, económico, jurídico, moral, ético, etc… Y mucho se va a seguir escribiendo en lo que queda de año, porque la pesadilla aún no ha acabado (pesadilla para el pueblo sirio, entiéndase bien).

Se ha escuchado, escrito y leído que el problema de la diáspora masiva de sirios debe ser abordada desde un punto de vista integral, que tenga en cuenta todos los inconvenientes en juego, así como todas aquellas partes afectadas por el conflicto, sin partir de la premisa de que este éxodo masivo tiene un origen claro y manifiesto, la guerra, y que únicamente existe una parte afectada, una víctima: el pueblo sirio.

Se ha escuchado, escrito y leído que ante esta avalancha incontrolable de refugiados, mal llamados en muchos casos inmigrantes o simplemente extranjeros, los Estados miembros de la UE, sus altos mandatarios, esto es, nuestros peces gordos, deben de reunirse una y otra vez en sus caras y distinguidas comitivas europeas con la excusa de retrasar ad infinitum una decisión que se antoja evidente, el rescate humanitario de cientos de miles de refugiados que llegan cada día a tocar a las puertas de nuestras patrias indiferentes.

Se ha escuchado, escrito y leído que la decisión sobre el reparto de refugiados por los diferentes países de la UE debe ser minuciosamente estudiada, delimitada de forma exquisita, diseccionada con bisturí de cirujano, con el objeto de que no existan abusos ni errores en la distribución de estos seres humanos, sin caer en la cuenta de que el panorama se asemeja más al mercadeo de mercancías materiales repartidas entre los mejores postores, aquellos que menos van a dar por este género de desecho humano falto de provecho.

Se ha escuchado, escrito y leído también que tras este mercadeo deshumanizado, y las trabas fronterizas vistas en estos últimos días, no obstante, los Estados miembros esperaban con los brazos abiertos las cuotas de captura asignado a cada uno, con ese brillo en los ojos de quien se sabe hacedor de lo correcto, vanagloriándose a sí mismos ante la opinión pública.

Todo esto se ha escuchado, escrito y leído. Pero más allá de todo ello, se ha echado en falta por parte de estos peces gordos de Europa, así como por parte de las altas esferas de la UE, un planteamiento más sencillo y simple. Un planteamiento mucho más racional, sensato y humanitario. Se ha echado en falta el haber escuchado, escrito y leído por parte de estos altos mandatarios algo eminentemente básico y esencial: la respuesta a la desesperación del pueblo sirio tendría que haber llegado antes, muchos antes, simple y llanamente, porque sí.

Así de sencillo: porque sí.

Porque existe la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados, que sirvió de amparo a los ciudadanos europeos que escapaban del continente tras la II Guerra Mundial, y que ahora parece una montaña inservible de papel mojado.

Porque el sentido común del ciudadano de a pie en la UE viene solicitando desde el primer segundo una respuesta digna a esta situación dantesca del éxodo sirio que se viene repitiendo día tras día en televisión, prensa y redes sociales.

Porque es vox populi que mientras la guerra en Siria siga siendo el negocio de unos cuantos, que se forran con la venta de armamento, y de otros pocos (posiblemente los mismos) que esperan pacientemente a que todo acabe para volver a llenarse los bolsillos reconstruyendo lo que sus armas destrozaron, no se moverá un solo dedo para parar esta masacre.

Porque existe una ética y una moral que está por encima de convicciones religiosas, ideológicas, políticas, económicas y jurídicas, que se identifica con la concepción más plena de entender los Derechos Humanos, en la que coincidimos la mayoría de nosotros, simples mortales que vemos desde casa lo que está sucediendo, y que provoca un sentimiento de vergüenza ajena (y propia) de ver como Europa, como nuestros peces gordos, miran hacia otro lado en un drama y una pesadilla impropia del siglo XXI, donde las fronteras se llenan de concertinas y policías (y de alguna periodista desalmada) ante la llegada del invasor que viene a perturbar la paz social.

Este porque sí, evidente y elocuente, se ha echado de menos, y se sigue echando, en todo lo escuchado, escrito y leído hasta el momento procedente de las altas esferas europeas y nacionales.

Categorías
Derechos Humanos Opinión

Día Internacional del Refugiado: luto oficial.

Hoy, día 20 de junio, se conmemora el Día Internacional del Refugiado. Esta fecha, que se supone celebra el reconocimiento, el amparo y la salvaguarda de la condición de refugiado reconocida por la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados (1951), es, realmente, un día de luto oficial ante el desamparo y la vulnerabilidad con el que el mundo actual, especialmente en Europa, tratan a esta personas.

Este año de manera especial. En plena conmemoración del 20-J, la figura del refugiado y del Derecho de Asilo se antojan, cada vez más, como el papel mojado, el deshecho del Derecho Internacional. Poco importa el contenido de la Convención de Ginebra, el refugiado es, simple y llanamente, un paria desterrado que se convierte en una mercancía indeseada para los gobiernos de los Estados de la UE.

De nada sirven las muertes que durante este 2015 se viene acumulando en el sótano del Mar Mediterráneo (la Organización Marítima Internacional vaticina 500.000 intentos de cruzar el Mediterráneo con un saldo fúnebre de hasta 30.000 personas), ni las desgracias ocurridas en  el continente africano. Que va, nada de eso importa lo más mínimo. Qué necesidad tienen los Estados de la UE de reconocer la condición de refugiados a estos parias del Derecho, si no existen oficio ni beneficio en dicha actuación.

Así es, en eso en lo que se ha convertido el Derecho de Asilo para los dirigentes europeos: una execrable condición mercantilista que trata a los seres humanos como cupos de mercancías, que han de ser repartidas por toda Europa, no sin el rechazo y la negativa de los peces gordos que mueven los hilos de las marionetas en las que se han convertido los Estados de la UE, que se rasgan las vestiduras ante la injusticia de tener que aplicar (mínima y) decentemente la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados.

Como en un patio de colegio, los llantos de los diferentes países no cesan al tener que aplicar el Derecho Internacional y dar cobertura legal a unos pocos de refugiados, en concreto, a aproximadamente unos 40.000 refugiados en los dos próximos años. Estos llantos de niños malcriados se deben de considerar como insultantes, si se tienen en cuenta los últimos datos publicados por ACNUR (Informe anual de ACNUR “Tendencias Globales”), que revelan realidades como que:

Informe anual de ACNUR "Tendencias Globales".

  • Existe un total de 59,5 millones de personas como desplazadas forzosas a finales de 2014, 13,9 millones es este último año.
  • Durante 2014, una media de 42.500 personas al día se convirtieron en refugiadas.
  • El número de personas refugiadas actual supera, en población, a más de 170 Estados en todo el mundo.
  • Más del 50% de la población refugiada son menores de edad.
  • Siria es el país que ha generado el mayor número de desplazados internos (7,6 millones) y de refugiados (3,88 millones al final de 2014).

Como decía más arriba, con estas cifras, tan esclarecedoras, las negativas de los diferentes Estados de la UE, España incluida, se asimilan más a una pataleta de niño malcriado que a la de Estados democráticos que se afanan por cumplir sus compromisos internacionales en una materia tan delicada como es el Derecho de Asilo.

Que lejos quedan aquellos tiempos donde los solicitantes de asilo tenían su origen en el viejo continente y se exigía al resto del mundo la mayor de las solidaridades y empatía con el drama europeo. Que lejos queda hoy, cuando los 59,5 millones de desplazados forzosos superan en cifras las ocasionadas en el pasado por le Segunda Guerra Mundial. Que lejos queda…

En fin, aunque solo sea por reivindicar este día trascendental, y aunque la importancia del mismo únicamente se encuentre presente en la conciencia de los gobernados, y no en la de sus gobernantes, feliz Día Internacional del Refugiado.

Categorías
Derechos Humanos

Operación Mare Nostrum Vs. Operación Tritón.

Mucho se ha hablado estos días sobre las continuas muertes de inmigrantes y refugiados que se están produciendo en el Mediterráneo, que en la última semana asciende ya a más de 1.300 personas. En los medios de comunicación se escuchan o se leen referencias a la Operación Tritón o la Operación Mare Nostrum, sin saber muy bien cual es una y cual es otra, su finalidad, sobre que superficie se extiende, etc…

El objeto de esta nueva entrada del blog es dar a conocer los aspectos más destacados de ambos, Operación Tritón y Operación Mare Nostrum. No obstante, con carácter previo resulta imprescindible delimitar la desgraciada realidad de lo que viene sucediendo en esta zona del Mar Mediterráneo, y sus aspectos más significativos.

Según Frontex (Agencia Europea para la Gestión de la Cooperación Operativa en las Fronteras Exteriores), una de las principales rutas migratorias con destino a Europa, es la ruta del Mediterráneo Central, con flujos de inmigrantes o refugiados de diferentes países africanos, con salida desde Libia y con destino hacia Italia y Malta.

Operación Mare Nostrum Vs. Operación Tritón.

La relevancia de esta ruta como punto de entrada ha sufrido cambios significativos en los últimos años. Si bien en el año 2008 suponía una de los mayores puntos de entrada de inmigración irregular en la UE (aproximadamente el 40%), procedentes principalmente de Túnez, Nigeria, Somalia y Eritrea, durante los años 2009 y 2010 las entradas disminuyeron considerablemente como consecuencia de Acuerdo bilateral firmado entre Italia y Libia al respecto. En el año 2011 las entradas volvieron a aumentar, debido principalmente a los conflictos políticos y bélicos surgidos en Túnez y Libia, con más de 64.000 entradas, gran parte de ellos solicitantes de asilo. En 2013, después de un 2012 más aplacado, se volvieron a incrementar las entradas en aproximadamente 40.000, produciéndose las primeras muertes masivas de inmigrantes y refugiados en aguas del Mediterráneo (entre ellas, los más de 360 muertos tras el naufragio de Lampedusa).

No obstante, existe un punto de inflexión en el año 2014, donde las llegadas de inmigrantes y refugiados superan las 170.000, mayor registro de la historia para un país de la UE. En este año, y debido al aumento de las llegadas, generalmente procedentes de Siria y Eritrea, las muertes en el Mar Mediterráneo registraron un aumento considerable, cifradas por ACNUR en al menos 3.5000 fallecidos.

Entradas en la UE por medio de la ruta del Mediterráneo Central.

Las cifras en 2015 auguran los registros más negros hasta el momento. Tan solo en estos meses de 2015, la Organización Internacional de Migraciones estima en más de 1.750 los inmigrantes y refugiados que perdieron la vida en la ruta del Mediterráneo Central, 30 veces más que en el mismo periodo de 2014, mientras que la Organización Marítima Internacional vaticina 500.000 intentos de cruzar el Mediterráneo con un saldo fúnebre de hasta 30.000 personas.

Visto, por tanto, el panorama de la ruta migratoria del Mediterráneo Central en estos últimos años, es el momento de delimitar los aspectos esenciales de la Operación Tritón y la Operación Mare Nostrum, así como sus diferencias más significativas.

¿Qué son?

Mare Nostrum es una operación de carácter militar y humanitaria desarrollada por Italia de manera unilateral con comienzos en octubre de 2013 hasta el día 31 de octubre de 2014, tras el trágico naufragio cerca de la Isla de Lampedusa que costó la vida a más de 360 inmigrantes y refugiados.

Por otro lado, la Operación Tritón, en un principio Frontex Plus, nace al amparo de la UE, más concretamente de Frontex, y se lleva a cabo desde el día 1 de noviembre de 2014 hasta la actualidad.

Objetivos perseguidos.

Mare Nostrum nace claramente con una vocación humanitaria y de salvamento marítimo, siendo su objetivo primordial el rescate de personas que se encuentren en peligro en el mar. El operativo, además de autoridades migratorias destinada a la identificación de inmigrantes, dispone a bordo de personal médico para la ocasión. En total, se estima que las autoridades italianas lograron salvar durante la vigencia de este operativo a más de 155.000 personas.

Por su parte, Tritón se crea con la intención de controlar las fronteras marítimas exteriores de la UE bajo una premisa fundamental: ejercer el control fronterizo y luchar contra la inmigración irregular. Dentro de Tritón, las operaciones de salvamente y rescate de personas en el mar tienen carácter secundario, no siendo el objetivo primordial. 

Ámbito de actuación.

El ámbito de actuación de Mare Nostrumalcanzaba, no solo las aguas territoriales italianas, sino también aguas internacionales, de gran extensión en el Mar Mediterráneo.

Tritón se limita únicamente a las 30 millas náuticas de las costas italianas, límite de la frontera exterior de la UE, descartando como ámbito de actuación propio las agua internacionales. 

Partida presupuestaria.

La partida presupuestaria destinada a cada una de las operaciones es otra de las diferencias más destacables. Mientras que Mare Nostrum destinaba la suma de más de 9 millones de euros al mes, Tritón limita los recursos a los 2,8 millones de euros mensuales.

Estas sumas plasman la diferencia de recursos materiales y humanos entre ambas operaciones. 

Efectividad de las operaciones.

Si bien es complicado evaluar la efectividad objetiva de ambas operaciones, así como las víctimas durante la vigencia de cada una de ellas teniendo en cuenta las circunstancias y variables diferentes en cada momento, bien es cierto que el número de muertes desde la implantación de la Operación Tritón supera con creces a los de Mare Nostrum, además de las estimaciones previstas para 2015.

Según mi opinión, y a la luz de la diferenciación de objetivos perseguidos, ámbitos de actuaciones e inversión presupuestaria, resulta más que evidente el fracaso de la Operación Tritón, preocupada más por el control fronterizo que por el salvamento marítimo.

Bibliografía:

FRONTEX – Ruta del Mediterráneo Central: http://frontex.europa.eu/trends-and-routes/central-mediterranean-route/

Tritón no sustituye a Mare Nostrum a la hora de salvar vidas:

https://m.es.amnesty.org/noticias/noticia/articulo/triton-no-sustituye-a-mare-nostrum-a-la-hora-de-salvar-vidas/

Si conclude ‘Mare Nostrum’, al via ‘Triton’: http://www.interno.gov.it/it/notizie/conclude-mare-nostrum-triton

Frontex plus, Tritón, Mare Nostrum. Un año después de la tragedia de Lampedusa el sistema europeo común de asilo en la Unión: http://asiloineuropa.blogspot.com.es/2014/10/frontex-plus-tritone-mare-nostrum-un.html?m=1

La diferencia entre el “Mare Nostrum” y “Tritón”: http://www.ilpost.it/2015/02/11/differenza-mare-nostrum-triton/

Categorías
Derechos Humanos Opinión

Miércoles negro para las migraciones y los Derechos Humanos.

Ayer, miércoles 11 de febrero de 2015, fue un día sombrío para el mundo de las migraciones (nacionales e internacionales). Un día desgraciado de esos que se marcan en el calendario y que se suelen recordar año tras año, como ocurriera el pasado 6 de febrero con la muerte de 15 inmigrantes en las costas del Tarajal.

En estos días negros, la única reflexión posible es la más palmaria y evidente: el ser humano no aprende. Que verdad es esa que dice que el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra, y en este mundo de las migraciones, por partida doble (y no me refiero solo a las piedras, sino también a los animales).

Nueva tragedia en Lampedusa.

Miércoles, 11 de febrero de 2015: Se cifran en más de 300 desaparecidos en el nuevo naufragio de inmigrantes con destino a la isla de Lampedusa, según fuentes de ACNUR.

Todavía está vivo el eco de esa vergogna pronunciada por el Papa Francisco en una tragedia similiar y en las mismas aguas el 3 de octubre de 2013, pero parecer ser que estas palabras, yacen muertas y silenciosas en las conciencias de nuestros responsables políticos. ¿Dónde estás los cambios en las políticas migratorias desde entonces? ¿Dónde quedan los propósitos por cooperar en el desarrollo de los países de origen de las migraciones? ¿Hasta cuándo seguirán repitiéndose estas escenas de muerte, indignidad y vergüenza?   

Eco y silencio asesino de la vergogna. No cabe otra conclusión posible si después de lo ocurrido en su día los remedios buscados han sido nulos y la desgraciada historia se vuelve a repetir.

El hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra.

El Senado da luz verde a las devoluciones en caliente.

Miércoles, 11 de febrero de 2015: A pesar de un escueto y sencillo lavado de cara en el Senado, la inclusión de las ilegales devoluciones en caliente en la Ley de Extranjería por la puerta de atrás siguen con velocidad de crucero, a pesar del rechazo absoluto de defensores de los Derechos Humanos de los inmigrantes.

A pesar de dicha oposición y de la flagrante vulneración de Derecho que supone este tipo de devoluciones ilegales, el Ministro del Interior se afana en su defensa a ultranza de una práctica que coarta claramente Derechos Fundamentales y Derechos Humanos con afirmaciones tan soeces y cínicas como que “quedará muy claro que los que intenten entrar ilegalmente a España, a la UE y al espacio Schengen a través de los perímetros fronterizos de Ceuta y Melilla no son personas que en principio tengan derecho a esa petición de asilo”; o esta otra que dice que “España es un país que tiene acreditada su actuación en defensa de los Derechos Humanos, de la dignidad de las personas y tampoco tenemos que recibir lecciones de nadie.

Después de este tipo de afirmaciones, esto sí que queda muy claro, tenemos un Ministro del Interior deshonroso en el ejercicio de ese cargo público, que ignora la verdad, desprecia a las víctimas y desconoce el Derecho que le rodea y la da tirones en esas orejas de burro que lucen en el capirote perenne que se le ponen a los niños que no se portan bien.

Y a pesar de ello, la historia se repite.

El hombre es el único animal que tropieza dos (en este caso, tres, cuatro, cinco,…) veces en la misma piedra.

Muertes en el Tarajal: el único rayo de luz.

Miércoles, 11 de febrero de 2015: Como suele ocurrir en todo día negro, siempre existe un instante en el que un rayo de luz se filtra entre tanto nubarrón. En este caso, ese rayo de luz viene impuesto por la imputación de 16 guardias civiles por las muertes del Tarajal.

Aunque para estos agentes la felicidad sea un eufemismo, al igual que lo es para el Ministro del Interior que pregona a diestro y siniestro su inocencia, para las víctimas, sus familiares y para todos aquellos que llevamos denunciando desde hace un año la relación causa-efecto entre el comportamiento de la Guardia Civil y la muerte de estos inmigrantes, resulta un halo de esperanza que parte del sistema quizás funcione dentro de su disfuncionalidad generalizada.

Parece (no lo sabemos todavía) que la Justicia a veces funciona. Hay que tener esperanza en este miércoles, 11 de febrero de 2015, día negro para las migraciones y los Derechos Humanos y agarraros a ese rayo de luz. Es lo único que tenemos, no nos queda otra.

Y todo ello, a pesar de que se repita ese mantra del refranero español que dice que el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra.