Categorías
Residencia

¿Cuántos ingresos necesito para poder reagrupar a mi familia?

El disponer de medios de vida suficientes es un requisito esencial para poder solicitar la Reagrupación Familiar.

El RD 557/2011 (Reglamento de Extranjería), delimita claramente los criterios aplicables para calcular la cuantía exacta que será necesaria para tu caso, según el número de miembros que componga tu familia. Para ello, toma como criterio fijo el valor del IPREM(1).

Para la cuantificación de estos medios económicos, se sigue la siguiente regla matemática:

a) Para una unidad familiar de dos miembros, esto es, reagrupante y reagrupado, se exigirá medios económicos mensuales en una cuantía igual o superior al 150% del IPREM.

b) Para una unidad familiar de tres miembros o más, esto es, reagrupante y dos o más reagrupados, se partirá del mínimo del 150% del IPREM para dos personas, y se incrementará en un 50% por cada miembro adicional.

A modo de ejemplo, para una Reagrupación Familiar de una unidad familiar de tres miembros, esto es, reagrupante y dos reagrupados (por ejemplo, extranjero que reagrupa a su esposa y al hijo en común) los medios de vida necesario serían de 1.075,68 € al mes.

En otro supuesto de una unidad familiar de cinco miembros, esto es, reagrupante y cuatro reagrupados (por ejemplo, extranjera que reagrupa a sus cuatro hijos) los medios económicos necesarios deberían ser, al menos, de 1.613,52 € mensuales.

Para que te sea más fácil concretar los medios de vida necesarios para tu caso, puedes consultar la siguiente tabla:

Tabla de medios económicos suficientes según unidad familiar
MIEMBROS
% IPREM
CUANTÍA

2

150%

806,76 €

3

200%

1.075,68 €

4

250%

1.344,60 €

5

300%

1.613,52 €

6

350%

1.882,44 €

7

400%

2.151,36 €

__________

(1) El IPREM es el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples y es el valor empleado en España como referencia para la concesión de ayudas públicas, becas, subvenciones, subsidio de desempleo, etc… Viene fijado en la Ley de Presupuestos Generales de cada año. Para 2019 está fijado en 537,84 € al mes.

Categorías
Residencia Trámite_Extranjería

Caso Práctico: Reagrupación Familiar.

Supuesto de hecho:

Hafida R., de nacionalidad marroquí, es residente legal en España como titular de Autorización de Residencia de Larga Duración.

Desde hace tiempo tiene intención de reagrupar a sus padres que residen en Marruecos, siendo la edad del padre de 68 años y la de su madre de 63 años. Hace algo más de dos años que se remite remesas de dinero con los que sus padres viven en Marruecos y cubren todas sus necesidades, ya que ninguno de ellos trabaja ni recibe pensión alguno por parte del Estado.

Ante la complejidad de este tipo de procedimientos, Hafida decide acudir a un abogado especialistaen Derecho de Extranjería para que le asesore en la preparación y presentación del procedimiento de Reagrupación Familiar.

Objetivo:

El objetivo de Hafida es la concesión de una Autorización de Residencia Temporal Inicial por Reagrupación Familiar a favor de sus padres.

Requisitos:

Para poder solicitar la Reagrupación Familiar Hafida debe acreditar el cumplimiento de los siguientes requisitos:

a) El vínculo familiar entre Hafida (reagrupante) y sus padres (reagrupados).

b) Disponer de medios de vida suficientes para cubrir las necesidades familiares, incluida la asistencia sanitaria si no está cubierta por la Seguridad Social.

c) Disponer de vivienda adecuada para Reagrupación Familiar.

d) Aportar Informe de Disponibilidad de vivienda adecuada.

e) Por lo que respecta a sus padres: demostrar que viven a su cargo; acreditar la existencia de razones que justifican la necesidad de autorizar la residencia en España; y de manera especial, probar la existencia de razones humanitarias para adelantar la edad de reagrupación de la madre de los 65 años a los 63.

Documentación:

Para la preparación del procedimiento y poder demostrar el cumplimiento de los anteriores requisitos, Hafida recopila la siguiente documentación:

  • Impreso de solicitud en modelo oficial (EX–02).
  • Copia completa del Pasaporte de Hafida en vigor.
  • Copia de la Autorización de Residencia de Larga Duración.
  • Copia completa del Pasaporte de los padres en vigor.
  • Copia del Certificado de Nacimiento de Hafida, traducido al castellano.
  • Informe de vida laboral de Hafida, donde consta de alta como trabajadora autónoma.
  • Copia de la última Declaración del IRPF y de las Declaraciones Trimestrales de IRPF e IVA del actual año.
  • Copia del Contrato de arrendamiento en vigor.
  • Informe favorable de Disponibilidad de Vivienda.
  • Certificados de remesas dinerarias realizadas por Hafida a favor de sus padres en los últimos años.
  • Copia de impresión de la página web del Instituto Nacional de Estadística (INE) acreditativa del PIB per cápita para Marruecos en cómputo anual en el último año registrado.
  • Certificado emitido por las autoridades marroquíes competentes en la materia que acredita que sus  padres ni trabajan, ni perciben pensión alguna por parte del Estado, ni son beneficiarios de ninguna prestación.

Presentación:

Hafida reside en la ciudad de Cádiz, por lo cual resulta competente para la tramitación del procedimiento de Reagrupación Familiar la propia Oficina de Extranjería de Cádiz, debiendo comparecer personalmente, y en este caso, acompañado de su abogado.

Fases del procedimiento:

Las fases por las que pasa el procedimiento de Reagrupación Familiar de los padres de Hafida son básicamente las siguientes:

1º.- Presentación de las solicitudes de Reagrupación Familiar, pago de las tasas (10,61 € cada solicitud en 2017) y entrega del resguardo en la Oficina de Extranjería de Cádiz.

2º.- Solicitud de informes sobre antecedentes penales en España ante el Registro Central de Penados por parte de la Oficina de Extranjería.

3º.- Comprobación de que la solicitud está completa y que se han aportado todos los documentos necesarios.

4º.- Realizadas todas estas actuaciones, y cumpliéndose todos los requisitos, la Oficina de Extranjería de Cádiz procedería a conceder Autorización de Residencia a favor de los padres de Hafida, la cual quedaría en suspenso hasta la concesión del Visado por el Consulado de España en Marruecos donde residan los padres (en este caso Tánger).

Autorización concedida:

Finalizado el procedimiento de manera favorable, la Oficina de Extranjería de Cádiz concedería a favor de los padres de Hafida Autorización de Residencia Temporal Inicial por Reagrupación Familiar de igual vigencia que la Autorización de Residencia de Larga Duración de Hafida.

Últimos pasos:

Concedido el Visado, y una vez realizada la entrada en España, los padres de Hafida deberán solicitar la Tarjeta de Identidad de Extranjero en la misma Oficina de Extranjería de Cádiz, negociado de comisaría.

Categorías
Residencia Trámite_Extranjería

Reagrupación Familiar: Régimen General vs. Régimen Comunitario.

La Reagrupación Familiar tiene sus particularidades según se trámite dentro del Régimen General de Derecho de Extranjería, o por medio de su Régimen Comunitario.

Para los profanos en la materia, si bien pueden entender que estamos hablando de una misma situación y de un procedimiento idéntico, nada más lejos de la realidad. Entre ambos supuestos existen diferencias destacables que merece la pena poner de relieve.

En este sentido, cabe destacar como elementos diferenciadores más significativos entre el procedimiento de Reagrupación Familiar en Régimen General y Régimen Comunitario, lo siguientes:

a) Marco jurídico.

Como primer elemento diferenciador se encuentra el encuadre jurídico y la normativa aplicable en cada caso.

Para la Reagrupación Familiar por Régimen General es de aplicación la Ley Orgánica 4/2000, de 11 de enero, sobre Derechos y Libertades de los extranjeros en España y su Integración Social, dada su última redacción conforme a la Ley Orgánica 2/2009, de 11 de diciembre, y el Real Decreto 557/2011, de 20 de abril, por el que se aprueba el Reglamento de la Ley Orgánica 4/2000.

Por su parte, la Reagrupación Familiar en Régimen Comunitario se regula por medio del Real Decreto 240/2007, de 16 de febrero, sobre entrada, libre circulación y residencia en España de ciudadanos de los Estados miembros de la Unión Europea y de otros Estados parte en el Acuerdo sobre el Espacio Económico Europeo.

También será de aplicación la LO 4/2000 y el RD 557/2011 “en aquellos aspectos que pudieran ser más favorables” (Artículo 1.3 LO 4/2000).

b) Familiares beneficiarios.

Los familiares beneficiarios en uno y otro procedimiento también es un elemento diferenciador significativo.

En primer lugar, la Reagrupación Familiar en Régimen Comunitario da cobertura legal a los siguientes familiares:

  • El cónyuge, siempre que se mantenga el vínculo matrimonial (esto es, que no haya recaído nulidad matrimonial o divorcio).
  • La pareja con la que se mantenga una unión registral (pareja de hecho)  con efectos en un Estado miembro de la UE o en un Estado parte en el EEE, que impida la posibilidad de dos registros simultáneos, siempre que no se haya cancelado dicha inscripción.
  • Los descendientes directos, los de su cónyuge o pareja registrada, menores de veintiún, mayores de dicha edad que vivan a su cargo, o incapaces.
  • Los ascendientes directos, los de su cónyuge o pareja registrada que vivan a su cargo.
  • Otros familiares, cualquiera que sea el grado de parentesco, siempre que en el país de procedencia estén a cargo o vivan con el ciudadano comunitario, que existan graves motivos de salud o de discapacidad, y sea estrictamente necesario que el ciudadano comunitario se haga cargo del mismo.
  • La pareja de hecho no registrada con la que exista una relación estable, siempre que se demuestre la existencia de un vínculo duradero mediante la convivencia familiar de al menos un año continuado, excepto si existe descendencia común, en cuyo caso será suficiente con acreditar la convivencia estable.

Por su parte, los familiares beneficiaros de la Reagrupación Familiar en Régimen General son los siguientes:

  • El cónyuge, siempre que no exista separación de hecho o de derecho, y que el matrimonio no se haya celebrado en fraude de ley. Nunca podrán ser reagrupados más de dos cónyuges, aunque la ley personal del extranjero más de un cónyuge.
  • La pareja del extranjero reagrupante con una relación afectiva análoga a la conyugal (pareja de hecho), bien inscrita en un registro público, bien acreditando la existencia de dicha relación no registrada con carácter previo a la llegada del reagrupante a España. Esta situación no será compatible con el matrimonio.
  • Los hijos del extranjero residente y del cónyuge (incluidos los adoptados), menores de dieciocho años o mayores de esa edad incapaces de proveer a sus propias necesidades debido a su estado de salud.
  • Los menores de dieciocho años y los mayores de esa edad incapaces de proveer a sus propias necesidades debido a su estado de salud, bajo la representación legal del extranjero residente.
  • Los ascendientes en primer grado del reagrupante (padres) y de su cónyuge que vivan a su cargo, sean mayores de sesenta y cinco años y existan razones que justifiquen la necesidad de autorizar su residencia en España. La edad de sesenta y cinco años podrá disminuirse si se acredita la existencia de razones humanitarias.

c) Requisitos exigidos.

Otro elemento diferenciador entre ambos procedimientos es la menor exigencia en lo requisitos exigidos para el procedimiento de Reagrupación Familiar en Régimen Comunitario respecto a la de Régimen General, a pesar de encontrarse ejerciendo en sendos casos el Derecho a la Vida en Familia.

Esta menor exigencia de requisitos en el procedimiento en Régimen Comunitario se evidencia en base a los siguientes aspectos:

Ejercitable con la Residencia Inicial. Al margen de los supuestos especiales, un requisito básico para poder presentar la Reagrupación Familiar en Régimen General es el hecho de haber residido legalmente un año y tener reconocido, al menor, el Derecho a residir por otro año más. Esta exigencia se incrementa para el supuesto de querer reagrupar al ascendiente, en cuyo caso el extranjero reagrupante debe ser titular de la Autorización de Residencia de Larga Duración.

En la Reagrupación Familiar en Régimen Comunitario esto no ocurre, pudiéndose ejercitar el Derecho a la Reagrupación Familiar desde el mismo momento que nace el vínculo familiar que otorga el Derecho, sin ni siquiera ser residente legal con carácter previo.

Acreditación del vínculo familiar. A diferencia de lo que sucede en Régimen General, donde el vínculo familiar se acredita mediante simple copia, aportándose el documento original en sede consular, en Régimen Comunitario dicho vínculo debe ser debidamente acreditado desde un inicio con documentación original, legalizado según el mecanismo aplicable al país de origen y traducido, en su caso. 

Medios económicos suficientes. La exigencia de medios de vida para el procedimiento de Reagrupación Familiar en Régimen Comunitario, exento en la mayoría de los supuestos, contrasta con la necesidad de disponer de los mismos para la Reagrupación Familiar en Régimen General en base a determinadas exigencias (cuantificación de los medios económicos en base al IPREM y a razón del número de miembros de la familia; estabilidad laboral mínima y expectativas de mantener dicha situación económica en el futuro).

Inexigibilidad de vivienda. Para la Reagrupación Familiar en Régimen Comunitario no resulta exigible bajo ningún concepto el tener que demostrar que se dispone de vivienda para poder acoger a los familiares beneficiados, algo que resulta obligatorio en el Régimen General.

Inexigibilidad del Informe de Disponibilidad de Vivienda. Como consecuencia de lo anterior, tampoco resulta exigible este Informe en la Reagrupación Familiar en Régimen Comunitario.

d) Procedimiento.

Como último aspecto diferenciador, se encuentra el procedimiento y la tramitación, pudiendo destacarse los siguientes aspectos:

Posibilidad de tramitar estando en España. En contra de lo que ocurre con el procedimiento de Reagrupación Familiar en Régimen General, que exige que el extranjero reagrupado se encuentre en su país de origen a la espera de que se resuelva el procedimiento, la Reagrupación Familiar en Régimen Comunitario no está supeditada a esta exigencia.

Se invierte el procedimiento. En la Reagrupación Familiar por Régimen General  la tramitación se divide en dos fases: en primer lugar, ante la Oficina de Extranjería correspondiente, que concederá la Autorización de Residencia Temporal por Reagrupación Familiar; y en segundo lugar, una vez concedida esta Autorización, ante la Oficina Consular de España en el país de procedencia del extranjero reagrupado, que concederá el respectivo Visado de Residencia para que éste pueda realizar la entrada en España.

En la Reagrupación Familiar en Régimen Comunitario, sin embargo, ocurre todo lo contrario: primero, se tramita el correspondiente Visado por Reagrupación Familiar Comunitaria, que habilitará al extranjero reagrupado poder realizar la entrada en España (no obstaste, el Visado únicamente será exigible en aquello casos en los que el extranjero pertenezca a un país sometido a la obligación de visado para cruzar las fronteras exteriores); en segundo lugar, una vez realizada la entra en España, el extranjero se deberá dirigir a la Oficina de Extranjería competente para tramitar la Tarjeta de Residencia como Familiar de Ciudadano de la Unión.

Exento de tasas administrativas. El extranjero beneficiario de la Reagrupación Familiar en Régimen Comunitario no tiene la obligación del pago de tasas administrativas, ni en la tramitación del Visado, ni para la tramitación de la Tarjeta de Residencia como Familiar de Ciudadano de la Unión.

En la Reagrupación Familiar por Régimen General, sin embargo, tanto la tramitación de la Autorización de Residencia Temporal por Reagrupación Familiar, como del posterior Visado de Residencia, llevan estipuladas tasas de obligado cumplimiento.

Vigencia de la Residencia. Por regla general, la Tarjeta de Residencia como Familiar de Ciudadano de la Unión tendrá una vigencia de 5 años, siendo la siguiente (Residencia Permanente) de una duración de 10 años.

En cambio, en la Reagrupación Familiar por Régimen General la vigencia de la Autorización será la misma que tiene el reagrupante.

Categorías
Residencia Trámite_Extranjería

Reagrupación Familiar: nociones básicas.

La Reagrupación Familiar es uno de los procedimientos más importantes para todo extranjero de los regulados en la Ley de Extranjería. Su finalidad fundamental es la de reconocer el Derecho a la Intimidad familiar y ejercer el Derecho a la vida en familia, permitiendo la obtención de la residencia legal en España de los familiares más cercanos y su posterior entrada para residir junto al reagrupante.

La regulación de la Reagrupación Familiar se encuentra en el Capítulo II de la Ley de Extranjería (Artículos 16-19 de la LO 4/2000) y también en el Capítulo II del Reglamente de Extranjería (Artículos 52-61 del RD 557/2011).

Partiendo de estos preceptos, los aspectos más importantes del procedimiento de Reagrupación Familiar son:

1º.- EXTRANJERO REAGRUPANTE.

Podrá ejercer el Derecho a la Reagrupación Familiar, el extranjero que haya obtenido la renovación de la Autorización de Residencia (y/o Trabajo) inicial.

No obstante, a esta regla general se aplican las siguientes excepciones:

a) Reagrupación Familiar de ascendientes, en cuyo caso será necesario ser titular de una Autorización de Residencia de Larga Duración.

b) Reagrupación Familiar de residentes de larga duración, de trabajadores titulares de la Tarjeta Azul-UE y de beneficiarios del régimen especial de investigadores, en cuyo caso podrá solicitarse y concederse junto con la solicitud de residencia del reagrupante.

c) Extranjeros previamente reagrupados, siendo necesario haber obtenido Autorización de Residencia y Trabajo (cuenta ajena o propia) independiente de la de su reagrupante. Si fuera un ascendiente reagrupado, tendrá que ser titular de una Autorización de Residencia de Larga Duración.

2º.- FAMILIARES REAGRUPABLES.

Podrán ser reagrupados por el extranjero residente legal en España los siguientes familiares:

a) El cónyuge, siempre que no exista separación de hecho o de derecho, y que el matrimonio no se haya celebrado en fraude de ley. Nunca podrán ser reagrupados más de dos cónyuges, aunque la ley personal del extranjero más de un cónyuge.

b) La pareja del extranjero reagrupante con una relación afectiva análoga a la conyugal (pareja de hecho), bien inscrita en un registro público, bien acreditando la existencia de dicha relación no registrada con carácter previo a la llegada del reagrupante a España. Esta situación no será compatible con el matrimonio.

c) Los hijos del extranjero residente y del cónyuge (incluidos los adoptados), menores de dieciocho años o mayores de esa edad incapaces de proveer a sus propias necesidades debido a su estado de salud.

d) Los menores de dieciocho años y los mayores de esa edad incapaces de proveer a sus propias necesidades debido a su estado de salud, bajo la representación legal del extranjero residente.

e) Los ascendientes en primer grado del reagrupante (padres) y de su cónyuge que vivan a su cargo, sean mayores de sesenta y cinco años y existan razones que justifiquen la necesidad de autorizar su residencia en España. La edad de sesenta y cinco años podrá disminuirse si se acredita la existencia de razones humanitarias.

3º.- REQUISITOS PARA LA REAGRUPACIÓN FAMILIAR.

Los requisitos básicos a acreditar para poder ejercer el Derecho a la Reagrupación Familiar los siguientes:

a) Existencia del vínculo familiar detallado más arriba, y en su caso, la existencia de dependencia económica.

b) Disponer de medios económicos suficientes para cubrir las necesidades del reagrupante y la de los familiares reagrupados. La cuantía de estos medios económicos dependerá de los miembros de la familia, pudiendo oscilar, por ejemplo,  desde los 798,77 Euros mensuales para una familia de dos miembros (un matrimonio) hasta los 1.597,53 Euros al mes para una familia de cinco miembros (un matrimonio y tres hijos). 

En todo caso, los medios económicos deberán ser estables, debiendo existir una perspectiva de mantenimiento de dicho medios económicos durante el año posterior a la fecha de presentación de la solicitud. En ningún momento se tendrán en cuenta los ingresos provenientes del sistema de asistencia social, sin embargo, podrá minorarse la cuantía de los medios económicos exigidos, siempre y cuando, concurran circunstancias excepcionales que velen en pro del Principio del interés superior del menor.

c) Disponer de asistencia sanitaria, caso de no tener cobertura a través de la Seguridad Social.

d) Disponer de vivienda adecuada para Reagrupación Familiar. Esta situación será acreditada mediante Informe emitido por el órgano designado para ello por la Comunidad Autónoma o por el Ayuntamiento donde resida el extranjero reagrupante.

Este Informe deberá contener referencias a los siguientes aspectos de la vivienda: título de ocupación, número de habitaciones y uso al que se destina cada una de ellas, número de personas que la habitan y condiciones de habitabilidad y equipamiento.

4º.- FASES DEL PROCEDIMIENTO.

El procedimiento de Reagrupación Familiar se divide básicamente en tres partes:

a) Tramitación de la Autorización de Residencia ante la Oficina de Extranjería, aportando la documentación necesaria para acreditar los requisitos citados anteriormente.

b) Obtención del visado de residencia por Reagrupación Familiar. Una vez concedida la Autorización, habrá que solicitar el visado en el plazo de dos meses desde la notificación de ésta.

Cuando se trate de familiares de residentes de Larga Duración-UE, titulares de una Tarjeta Azul-UE o beneficiarios del régimen especial de investigadores en otro Estado miembro de la UE, no será necesario visado, desplegando sus efectos desde la efectiva entrada del familiar en España.

c) Entrada en España y solicitud de la Tarjeta de Identificación de Extranjeros ante la Comisaria de Policía, que tendrá una vigencia idéntica a la del extranjero reagrupante.

5º.- EFECTOS DE LA REAGRUPACIÓN FAMILIAR.

Concedida la Reagrupación Familiar, y una vez obtenido el correspondiente visado, la vigencia de la Autorización de Residencia Inicial desplegará sus efectos desde la entrada en España del familiar reagrupado.

Además del Derecho a residir, este tipo de Autorizaciones habilita a trabajar por cuenta propia o cuenta ajena al cónyuge y a los hijos en edad laboral (desde los 16 años).

Categorías
Residencia Trámite_Extranjería

Ya estoy en España: ¿Puedo regularizarme?

La primera pregunta que se hace todo inmigrante que consigue entrar en España con intención de quedarse en el país es siempre la misma: ¿Cómo puedo regularizarme?

Da igual que la entrada se realice en una patera, saltando las vallas en Ceuta o Melilla, o a través de un vuelo internacional por el Aeropuerto de Barajas (al contrario de lo que piensa la gente, lo más común), esta es la primera y más inmediata intención de todo inmigrante  que se encuentra en España.

Por desgracia, y partiendo de la regulación contenida en el Derecho de Extranjería, la respuesta suele ser, por regla general, la misma: en principio, es prácticamente imposible.

En efecto, el sistema jurídico-legal contenido por la actual Ley de Extranjería y su Reglamente de ejecución parten de la idea de que los flujos migratorios deben ser legales desde su origen. En base a ello, el actual entramado normativo, no permite, a priori, y por regla general que un inmigrante que entra en España como turista y que decide quedarse pueda regularizar su situación en España. Y evidentemente, mucho menos un inmigrante en situación irregular.

El actual Derecho de Extranjería sienta sus bases en el hecho de que quien quiera trabajar o residir en España dispone de los mecanismos (al menos en teoría) para poder hacerlo desde un principio: Visados de Residencia y Trabajo (por cuenta ajena o cuenta propia), Reagrupación Familiar, Estancia por Estudios, Residencia No Lucrativa, etc… son algunos de los procedimientos previstos por el Derecho de Extranjería para cumplir dicho objetivo.

Sin embargo, la realidad sigue demostrando que estas nobles intenciones previstas legalmente, no coinciden con la realidad social y migratoria actuales. Los procesos migratorios se invierten, y el inmigrante ni entiende ni comprende este tipo de procesos legales que conducen a la residencia legal. Es más, muchos están previstos teóricamente porque deben estarlo, pero la realidad muestra y demuestra que son poco efectivos para combatir el escenario de los flujos migratorios.

Para la gran mayoría de estos supuestos, esto es, inmigrante en estancia legal o en situación irregular en España, la Ley de Extranjería les recibe y les contesta con una formula genérica y excluyente: la Inadmisión a Trámite prevista por la Disposición Adicional Cuarta.

Según dicho precepto, procederá la inadmisión a trámite “Cuando se refieran a extranjeros que se encontrasen en España en situación irregular, salvo que pueda encontrarse en uno de los supuestos del artículo 31, apartado 3”.

Dicho precepto contiene a la misma vez la regla general y la excepción. La regla general, no entrar a estudiar la solicitud de residencia del inmigrante en situación irregular en España, o lo que es lo mismo, resolver la no concesión de dicha residencia legal.

Por lo que respecta a los extranjeros en situación de estancia legal, si bien la Disposición Adicional no se refiera a este supuesto, no obstante, el propio Reglamente de Extranjería se encarga también de dejar claro que “Únicamente en los supuestos previstos en el artículo 39 de la Ley Orgánica 4/2000, de 11 de enero, el visado de estancia autorizará al titular para buscar empleo y solicitar la autorización de residencia y trabajo en España”.

Esta es, pues, la regla general.

Por otro lado, la excepción a dicha regla que prohíbe la regularización inmediata son los supuestos contenidos en los Artículos 31, 31 bis, 59 o 59 bis: Arraigo, Circunstancias Excepcionales y Razones Humanitarias, Víctimas de violencia de género, Colaboración contra Redes Organizadas y Víctimas de la Trata de Seres Humanos.

Aunque citados así parecen bastantes supuestos, como sus propios nombres indican, estamos hablando de supuestos muy concretos y excepcionales, con requisitos especiales, que no todos los inmigrantes cumplen ni cumplirán. Quizás el supuestos más común de todos sea el procedimiento de Arraigo Social, pero para poder acogerse al mismo, antes deberán pasar tres años de permanencia en España. Es una posible vía de regularización, por tanto, a largo plazo.

Otras vías alternativas de regularización pueden ser también los vínculos con españoles o ciudadanos de la UE, los cuales permiten el acceso como Familiar de Comunitario o  al Arraigo Familiar.

En conclusión, si bien existe alguna que otra alternativa para regularizar la situación administrativa del inmigrante en España, hay que partir del hecho de que el actual Derecho de Extranjería español otorga escasa vías para ello, condenando a la irregularidad administrativa inmediata, y prolongando dicho irregularidad a largo plazo.