Categorías
Derechos Humanos

Operación Mare Nostrum Vs. Operación Tritón.

Mucho se ha hablado estos días sobre las continuas muertes de inmigrantes y refugiados que se están produciendo en el Mediterráneo, que en la última semana asciende ya a más de 1.300 personas. En los medios de comunicación se escuchan o se leen referencias a la Operación Tritón o la Operación Mare Nostrum, sin saber muy bien cual es una y cual es otra, su finalidad, sobre que superficie se extiende, etc…

El objeto de esta nueva entrada del blog es dar a conocer los aspectos más destacados de ambos, Operación Tritón y Operación Mare Nostrum. No obstante, con carácter previo resulta imprescindible delimitar la desgraciada realidad de lo que viene sucediendo en esta zona del Mar Mediterráneo, y sus aspectos más significativos.

Según Frontex (Agencia Europea para la Gestión de la Cooperación Operativa en las Fronteras Exteriores), una de las principales rutas migratorias con destino a Europa, es la ruta del Mediterráneo Central, con flujos de inmigrantes o refugiados de diferentes países africanos, con salida desde Libia y con destino hacia Italia y Malta.

Operación Mare Nostrum Vs. Operación Tritón.

La relevancia de esta ruta como punto de entrada ha sufrido cambios significativos en los últimos años. Si bien en el año 2008 suponía una de los mayores puntos de entrada de inmigración irregular en la UE (aproximadamente el 40%), procedentes principalmente de Túnez, Nigeria, Somalia y Eritrea, durante los años 2009 y 2010 las entradas disminuyeron considerablemente como consecuencia de Acuerdo bilateral firmado entre Italia y Libia al respecto. En el año 2011 las entradas volvieron a aumentar, debido principalmente a los conflictos políticos y bélicos surgidos en Túnez y Libia, con más de 64.000 entradas, gran parte de ellos solicitantes de asilo. En 2013, después de un 2012 más aplacado, se volvieron a incrementar las entradas en aproximadamente 40.000, produciéndose las primeras muertes masivas de inmigrantes y refugiados en aguas del Mediterráneo (entre ellas, los más de 360 muertos tras el naufragio de Lampedusa).

No obstante, existe un punto de inflexión en el año 2014, donde las llegadas de inmigrantes y refugiados superan las 170.000, mayor registro de la historia para un país de la UE. En este año, y debido al aumento de las llegadas, generalmente procedentes de Siria y Eritrea, las muertes en el Mar Mediterráneo registraron un aumento considerable, cifradas por ACNUR en al menos 3.5000 fallecidos.

Entradas en la UE por medio de la ruta del Mediterráneo Central.

Las cifras en 2015 auguran los registros más negros hasta el momento. Tan solo en estos meses de 2015, la Organización Internacional de Migraciones estima en más de 1.750 los inmigrantes y refugiados que perdieron la vida en la ruta del Mediterráneo Central, 30 veces más que en el mismo periodo de 2014, mientras que la Organización Marítima Internacional vaticina 500.000 intentos de cruzar el Mediterráneo con un saldo fúnebre de hasta 30.000 personas.

Visto, por tanto, el panorama de la ruta migratoria del Mediterráneo Central en estos últimos años, es el momento de delimitar los aspectos esenciales de la Operación Tritón y la Operación Mare Nostrum, así como sus diferencias más significativas.

¿Qué son?

Mare Nostrum es una operación de carácter militar y humanitaria desarrollada por Italia de manera unilateral con comienzos en octubre de 2013 hasta el día 31 de octubre de 2014, tras el trágico naufragio cerca de la Isla de Lampedusa que costó la vida a más de 360 inmigrantes y refugiados.

Por otro lado, la Operación Tritón, en un principio Frontex Plus, nace al amparo de la UE, más concretamente de Frontex, y se lleva a cabo desde el día 1 de noviembre de 2014 hasta la actualidad.

Objetivos perseguidos.

Mare Nostrum nace claramente con una vocación humanitaria y de salvamento marítimo, siendo su objetivo primordial el rescate de personas que se encuentren en peligro en el mar. El operativo, además de autoridades migratorias destinada a la identificación de inmigrantes, dispone a bordo de personal médico para la ocasión. En total, se estima que las autoridades italianas lograron salvar durante la vigencia de este operativo a más de 155.000 personas.

Por su parte, Tritón se crea con la intención de controlar las fronteras marítimas exteriores de la UE bajo una premisa fundamental: ejercer el control fronterizo y luchar contra la inmigración irregular. Dentro de Tritón, las operaciones de salvamente y rescate de personas en el mar tienen carácter secundario, no siendo el objetivo primordial. 

Ámbito de actuación.

El ámbito de actuación de Mare Nostrumalcanzaba, no solo las aguas territoriales italianas, sino también aguas internacionales, de gran extensión en el Mar Mediterráneo.

Tritón se limita únicamente a las 30 millas náuticas de las costas italianas, límite de la frontera exterior de la UE, descartando como ámbito de actuación propio las agua internacionales. 

Partida presupuestaria.

La partida presupuestaria destinada a cada una de las operaciones es otra de las diferencias más destacables. Mientras que Mare Nostrum destinaba la suma de más de 9 millones de euros al mes, Tritón limita los recursos a los 2,8 millones de euros mensuales.

Estas sumas plasman la diferencia de recursos materiales y humanos entre ambas operaciones. 

Efectividad de las operaciones.

Si bien es complicado evaluar la efectividad objetiva de ambas operaciones, así como las víctimas durante la vigencia de cada una de ellas teniendo en cuenta las circunstancias y variables diferentes en cada momento, bien es cierto que el número de muertes desde la implantación de la Operación Tritón supera con creces a los de Mare Nostrum, además de las estimaciones previstas para 2015.

Según mi opinión, y a la luz de la diferenciación de objetivos perseguidos, ámbitos de actuaciones e inversión presupuestaria, resulta más que evidente el fracaso de la Operación Tritón, preocupada más por el control fronterizo que por el salvamento marítimo.

Bibliografía:

FRONTEX – Ruta del Mediterráneo Central: http://frontex.europa.eu/trends-and-routes/central-mediterranean-route/

Tritón no sustituye a Mare Nostrum a la hora de salvar vidas:

https://m.es.amnesty.org/noticias/noticia/articulo/triton-no-sustituye-a-mare-nostrum-a-la-hora-de-salvar-vidas/

Si conclude ‘Mare Nostrum’, al via ‘Triton’: http://www.interno.gov.it/it/notizie/conclude-mare-nostrum-triton

Frontex plus, Tritón, Mare Nostrum. Un año después de la tragedia de Lampedusa el sistema europeo común de asilo en la Unión: http://asiloineuropa.blogspot.com.es/2014/10/frontex-plus-tritone-mare-nostrum-un.html?m=1

La diferencia entre el “Mare Nostrum” y “Tritón”: http://www.ilpost.it/2015/02/11/differenza-mare-nostrum-triton/

Categorías
Derechos Humanos Opinión

Muertes en Mare Nostrum: víctimas y verdugos.

La tragedia continúa en las aguas del Mediterráneo. Gota a gota, se siguen escapando las vidas de inmigrantes desesperados que huyen del miedo y de la barbarie de guerras, el hambre y la sed. No importa su origen: Siria, Túnez, Etiopia, Somalia,… Da igual. La muerte los espera cada vez con más ansia y persistencia tras las olas asesinas del Mare Nostrum.

Más allá del cementerio de cruces anónimas que prosperan en la Isla de Lampedusa como el jardín que florece en la primavera de los años, un sinfín de crucifijos comienza a poblar el fondo marino del mar Mediterráneo. Las hay de todos los tamaños y con todos los significados religiosos posibles: en esto de la muerte no hay discriminaciones que valgan.

No importa si la persona es negra. Si reza con el Corán o con la Biblia. Si se trata de un anciano con toda una vida vivida o un bebé que aún no se ha hecho a los vértigos de este nuevo mundo. Mare Nostrum no perdona.

No importa si la mar está en calma o si la tempestad anuncia muerte y destrucción. No hay distinción entre un barcucho de mala muerte o un buque de tonelaje inerte. Mare Nostrum no perdona.

Y no importa tampoco si existe valor, inconsciencia, pánico o locura por jugarse la vida contra un desierto de mareas. Mucho menos importa si se queman con el frio helado de las aguas o con el inclemente sol del mediodía. Mare Nostrum no perdona.

Qué más da si son cien, doscientas, cuatrocientas, o dos mil las almas que embarcan ya sucumbidas hacia el fin de sus días. No importa de dónde salió el dinero que hipoteca sus vidas para ese pasaje del terror sin camino de vuelta. Mare Nostrum no perdona.

Todo ello da exactamente igual, porque cuando Mare Nostrum despierta bravío y encolerizado, su espada de Damocles comienza a mecerse lentamente sobre la nuca de todos estos seres humanos que iniciaron el viaje de su vida o de su muerte.

Nada de todo lo dicho le importa lo más mínimo a Mare Nostrum, que año tras año acumula a sus espaldas una plétora de víctimas inocentes. Nada de ello importa. Una pena inmensa para la humanidad. Una auténtica tragedia.

Pero la mayor de las penas y la más evidente de las tragedias dentro de esta reflexión es que si, el verdugo al que denomino Mare Nostrum, fuera sustituido en bloque por los Gobiernos, legítimos y mercenarios al mismo tiempo, de los países europeos, la historia no cambiaría ni un solo ápice de veracidad en esta inmundicia de inhumanidad.

Gobiernos europeos y Mare Nostrum. Mare Nostrum y Gobiernos europeos. Dos verdugos de esta desgraciada y perenne tragedia en la frontera oceánica que es el Mar Mediterráneo. Dos verdugos, al fin y al cabo, pero con diferentes caras: mientras los Gobiernos europeos, verdugos, miran hacia otro lado y evidencian su falta de humanidad ante la cotidianeidad de estas muertes, Mare Nostrum, víctima y verdugo, llora a los caídos mientras arropa con su manto de lágrimas el cementerio de cruces que se esconde en las profundidades de sus entrañas.