Categorías
Residencia Trámite_Extranjería

5 Principios fundamentales para evitar perder la residencia legal.

Muy a menudo me suelen preguntar qué es lo que se debe hacer para no perder nunca la situación de residencia legal en España. Mi respuesta siempre es la misma: aplicar el sentido común. Simplemente con esto, basta y sobra.

Y digo bien, sentido común. Después de los años de experiencia que llevo acumulados en esto del Derecho de Extranjería (12 años ya,…), a mi forma de entender, considero que existen cinco pilares fundamentales en los que un extranjero se debe apoyar para no perder nunca su situación de residencia legal en España.

Estos cinco principios son:

1º.- Mucho cuidado con la fecha de caducidad.

Aunque parezca obvio, el primer mandamiento de la regularidad administrativa de un extranjero en España es el estar siempre atento a la fecha de caducidad de la Autorización de Residencia de la que se es titular en ese momento.

Reitero, aunque parezca obvio, no es la primera vez que un extranjero se despista y cuando pretende renovar su Autorización se encuentra con la sorpresa de que ya está fuera del plazo previsto para ello (por regla general, dos meses antes de la caducidad y hasta tres meses después).

Por ello, mucho ojo con no dormirse en los laureles y llevarse sorpresas indeseadas.

2º.- Se previsor: cumple con los requisitos de renovación.

Siempre recomiendo, cuando se obtiene la primera Autorización de Residencia o Residencia y Trabajo, o la renovación de la misma, que el extranjero conozca desde el primer momento, todos y cada uno de los requisitos, exigidos para poder renovar dicha Autorización nuevamente sin ningún problema.

En muchas ocasiones, el exceso de confianza o el desconocimiento de las exigencias contenidas en la regulación de cada Autorización, hacen que lo que ha costado tanto esfuerzo y sacrificio obtener (la residencia legal), se esfume de sopetón en el momento de su renovación.

Ya sea para la renovación de tu Autorización de Residencia, de Residencia y Trabajo por Cuenta Ajena o por Cuenta Propia, conoce muy desde el inicio que te exigirán para mantener tu estatus jurídico como residente legal en España.

3º.- No abuses de las salidas de España.

Las ausencias del territorio español durante la vigencia de la Autorización también es otro de los quebraderos de cabeza por los que puede pasar un extranjero.

En este caso, la ausencia prolongada de España, según cada caso, puede conllevar, bien la extinción del Derecho de Residencia con carácter previo a la finalización de la vigencia de Autorización en cuestión, bien con la denegación de la misma durante su trámite de renovación.

Por lo tanto, infórmate siempre de los límites de ausencia que puedes estar fuera de España y respétalos si quieres seguir manteniendo tu Autorización de Residencia.

4º.- Evita contar con antecedentes penales.

Según está configurado el Derecho de Extranjería, la tenencia de antecedentes penales imposibilita, por regla general, el acceso a la situación de residencia legal. Además de ello, también suele ser causa de denegación al solicitar la renovación de tu Autorización.

Si bien la Ley de Extranjería permite la valoración del supuesto concreto (situación que no se aplica por parte de la Administración cuando se solicita una Autorización de Residencia de Larga Duración), pudiendo concederse la renovación aun existiendo antecedentes penales, no obstante, la Administración suele ser bastante restrictiva en la interpretación de este tipo de casos.

En conclusión, evita contar con antecedentes penales, y si ello ya no es posible, intenta la cancelación a la mayor brevedad cuando sea posible. 

5º.- Ante las dudas, acude siempre a un abogado especialista en Derecho de Extranjería.

A modo de conclusión, y como último principio a tener en cuenta, recuerda siempre que ante cualquier duda sobre tu situación o sobre el cumplimiento de los requisitos necesarios para mantener tu estatus como residente legal en España, acude siempre a un abogado especialista en Derecho de Extranjería y con acreditada experiencia.

Su ayuda puede ser la diferencia entre el mantenimiento o perdida de tu estatus domo residente legal. Y no olvides, que en ocasiones lo barato puede salirte caro.

Categorías
Jurisprudencia Nacionalidad

Denegación de nacionalidad por residencia: ausencia de España.

Como ya se expuso en un anterior post del blog sobre causas más comunes de denegación de Nacionalidad Española por Residencia, las salidas de España, y consecuentes ausencias del territorio nacional, viene siendo uno de los motivos de denegación más usados por parte del Ministerio de Justicia.

Por regla general, se suele alegar una “muletilla” estereotipada en la Resolución denegatoria según la cual se comunica al interesado que no aparece justificada su residencia habitual en territorio español ya que el interesado tiene ausencias continuadas de España de más de x meses, y se cita a continuación como apoyo jurisprudencial las Sentencias de la Audiencia Nacional de 17 de febrero y 12 de diciembre de 2011.

Pues bien, en relación a esta causa de denegación de la nacionalidad española por residencia, y a pesar de la jurisprudencia citada por el Ministerio de Justicia, entiende un servidor que existen fundamentos jurídicos para poder rebatir este motivo acudiendo precisamente a la propia jurisprudencia de la Audiencia Nacional al respecto.

En primer lugar, es necesario partir de la premisa de la Sentencia de la Sala de lo Contencioso Administrativo de la Audiencia Nacional, Sección Tercera, de fecha 7 de Abril de 2015, Recurso Nº 1698/2013(reiterando entre otras a Sentencias de la Sala de lo Contencioso Administrativo de la Audiencia Nacional, Sección Tercera, de fecha 20 de Marzo de 2015, Recurso Nº 1499/2013; de fecha 1 de Diciembre de 2014, Recurso Nº 983/2013; de fecha 6 de Noviembre de 2014, Recurso Nº 1252/2013; de fecha 28 de Octubre de 2014, Recurso Nº 813/2013; de fecha 18 de Junio de 2014, Recurso Nº 1089/2013; o de fecha 13 de Junio de 2013, Recurso Nº 409/2012) considera que “Este Tribunal viene entendiendo que la efectividad y continuidad de la residencia deriva de la fijación real de domicilio en España y la vinculación al territorio en cuanto al medio de vida, desarrollo de las relaciones personales, familiares, sociales, administrativas y demás que conforman el régimen de vida del interesado, […] no se desvirtúa por el hecho de que, sin desvincularse de tal relación con el territorio, haya de permanecer excepcionalmente en el extranjero por razones de trabajo o estudios”.

Relacionado con lo expuesto, la Sentencia de fecha 24 de Marzo de 2015, Recurso Nº 248/2013 considera igualmente que “La doctrina de la Sala del TS (por todas S. TS Sala de lo Contencioso-Administrativo, Sección 6ª, de 15 julio 2002 Recurso de Casación núm. 4290/1998) es clara: residencia legal continuada e inmediatamente anterior a la petición no quiere decir prohibición absoluta de salir del territorio nacional durante ese periodo, de modo que (S. TS Sala 3 Sec 6 23-11-2000) la no presencia física ocasional y por razones justificadas del territorio español no presupone el incumplimiento del requisito de residencia continuada siempre que no se traslade la residencia habitual y por ende el domicilio fuera del territorio español”.

Esta resolución judicial viene a confirmar, entre otras muchas, las Sentencias de la Sala de lo Contencioso Administrativo de la Audiencia Nacional, Sección Tercera, de fecha 20 de Marzo de 2015, Recurso Nº 79/2014; de fecha 4 de Marzo de 2015, Recurso Nº 1042/2013; de fecha 9 de Octubre de 2014, Recurso Nº 807/2013; de fecha 13 de Junio de 2013, Recurso Nº 409/2012; de fecha 17 de Febrero de 2011, Recurso Nº 459/2010; de fecha 22 de Abril de 2010, Recurso Nº 169/2009; o de fecha 6 de Noviembre de 2008, Recurso Nº 229/2007.

En virtud de la jurisprudencia citada, entiendo que para combatir con fundamentos este tipo de denegaciones de nacionalidad resulta de vital importancia tener en cuenta dos premisas esenciales:

A) Justificación válida de los motivos por los que se han realizado las salidas de España.

Según se desprende de la jurisprudencia citada, es criterio de la Audiencia Nacional el considerar que no se interrumpe la situación de residencia legal continuada por ausencias de España debidamente acreditadas y bajo motivos razonablemente admisibles.

En este sentido, son diversos los pronunciamientos judiciales que avalan diferentes supuestos en los que las ausencias de España quedarían válidamente justificadas, pudiendo citarse entre otros muchos:

  • Por razones de trabajo o estudios: Sentencia de la Sala de lo Contencioso Administrativo de la Audiencia Nacional, Sección Tercera, de fecha 7 de Abril de 2015, Recurso Nº 1698/2013.
  • Por motivos de investigación o colaboración docente: Sentencia de la Sala de lo Contencioso Administrativo de la Audiencia Nacional, Sección Tercera, de fecha 24 de Marzo de 2015, Recurso Nº 248/2013.
  • Por turismo o visitas a familiares: Sentencia de la Sala de lo Contencioso Administrativo de la Audiencia Nacional, Sección Tercera, de fecha 9 de Octubre de 2014, Recurso Nº 807/2013.
  • Por enfermedad y razones médicas propios o de familiares directos: Sentencia de la Sala de lo Contencioso Administrativo de la Audiencia Nacional, Sección Tercera, de fecha 24 de Marzo de 2015, Recurso Nº 248/2013 y Sentencia de la Sala de lo Contencioso Administrativo de la Audiencia Nacional, Sección Tercera, de fecha 20 de Marzo de 2015, Recurso Nº 79/2014.

B) Demostración de domicilio fijo y estable en España.

En relación con esta última premisa, y reiterando jurisprudencia de la Audiencia Nacional, considera también la Sentencia de la Sala de lo Contencioso Administrativo de la Audiencia Nacional, Sección Tercera, de fecha 24 de Marzo de 2015, Recurso Nº 248/2013, que existen numerosos datos en el expediente que demuestran su interés por asentarse laboralmente en España y no puede desconocer esta Sala las dificultades que supone encontrar en España en periodo de crisis una ocupación laboral estable y el interés demostrado por la recurrente por conseguir realizar un trabajo acorde con su cualificada formación profesional.

[…] Además, aunque fuera del periodo relevante existen otros datos que demuestran su interés por obtener una ocupación profesional en España mantenida en el tiempo, tanto antes como después del periodo relevante. […] Por otra parte tiene su domicilio fiscal en España, presentando declaración del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas desde 2006 a 2010, es titular de un vehículo y ha sido apoderada de un partido político en las elecciones de marzo de 2008.

Igualmente, la Sentencia de la Sala de lo Contencioso Administrativo de la Audiencia Nacional, Sección Tercera, de fecha 20 de Marzo de 2015, Recurso Nº 79/2014, afirma que “junto con otra comprensiva de la escolarización de sus hijos, de su trabajo como empleada de hogar, del contrato de alquiler de la vivienda, del empadronamiento y de cuentas bancarias fue aportada en vía administrativa en el recurso de reposición y ni siquiera fue valorada por la resolución inmediata aquí recurrida”, y como consecuencia de ello, concluye que las ausencia “no puede constituirse en obstáculo frente a una residencia legal iniciada el 29-6-2001, estando acreditado que la actora tiene su familia más directa en España – marido e hijos – con los que convive – obra certificado de empadronamiento-, hijos que han cursado estudios en España”.

En relación con lo que se acaba de exponer, se recomienda hacer referencia a otros extremos de arraigo y vinculación con España:

a) Tiempo de residencia legal en España.

b) Localización del domicilio estable en España.

c) Comportamiento Ejemplar.

d) Arraigo social y familiar en España.

e) Estabilidad o arraigo Laboral.

f) Suficiente grado de integración.

Siguiendo las dos premisas marcadas, así como la jurisprudencia citada al efecto, resulta posible combatir con garantías la denegación de la nacionalidad española por residencia basada en ausencia de España.

Categorías
Jurisprudencia Residencia

¿Cómo recurrir con éxito la denegación de Residencia de Larga Duración por antecedentes penales?

Exceptuando la adquisición de la nacionalidad española (que para muchos es el estatus jurídico de mayor valía que pueden alcanzarse en España por un foráneo), la Residencia de Larga Duración es el objetivo primordial al que aspiran los extranjeros no comunitarios y que les dota de una tranquilidad (casi) absoluta como residentes legales en España.

Este estatuto jurídico, que reconoce el Derecho de residencia indefinida en España, se ha convertido en los últimos años en el común denominador de la mayoría de los extranjeros extracomunitarios. No en vano, según estadísticas del Observatorio Permanente de Inmigración (OPI), en junio de 2015 los extranjeros con Residencia de Larga Duración en España representaban más del 80%.

Como consecuencia de ello, resulta de vital importancia cumplir con los requisitos exigidos por el Derecho de Extranjería para la obtención de este Derecho de Residencia, pero sobre todo, no conceder a las Oficinas de Extranjería ningún motivo para que puedan denegar este tipo de trámites.

En los últimos años, además de las denegaciones de Autorizaciones de Residencia de Larga Duración debido a las ausencia de España, la Administración viene considerando la mera existencia de antecedentes penales no cancelados como causa automática para denegar.

En relación con este último motivo, y entendiendo que en la mayoría de los casos la denegación de la Residencia de Larga Duración no resulta conforme a Derecho, mediante el presente post se pretende enumerar, desde nuestra experiencia como abogados especializados en Derecho de Extranjería, una serie de axiomas esenciales para poder combatir con éxito este tipo de denegaciones en sede judicial:

1º.- Conocer las limitaciones jurídicas al Derecho de Residencia de Larga Duración.

Resulta evidente que para poder combatir con éxito la denegación de una Autorización de Residencia de Larga Duración basada en la tenencia de antecedentes penales no cancelados, lo primero que se debe conocer precisamente es en que supuestos cabe limitar el Derecho de Residencia de Larga Duración.

Partiendo de la premisa innegable de que existe una incorrecta transposición al Derecho de Extranjería española de la Directiva 2003/109/CE del Consejo, de 25 de noviembre de 2003 relativa al estatuto de los nacionales de terceros países residentes de larga duración, que omite (deliberadamente o ¿no?) aspectos esenciales de la misma, resulta necesario acudir a la propia Directiva, cuyo Artículo 6, titulado “Orden público y seguridad pública”, apartado 1º dispone expresamente que “Los Estados miembros podrán denegar el estatuto de residente de larga duración por motivos de orden público o de seguridad pública”, y sigue afirmado que “Al adoptar la correspondiente resolución, el Estado miembro tomará en consideración la gravedad o el tipo de delito contra el orden público o la seguridad pública, o el peligro que representa la persona en cuestión, teniendo también debidamente presente la duración de la residencia y la existencia de vínculos con el país de residencia”.

2º.- Práctica administrativa generalizada: denegación automática.   

A pesar de lo expresado por el Artículo 6.1 de la Directiva 2003/109/CE, así como las condiciones exigidas por dicho precepto para que la Administración pueda limitar, y por tanto denegar, el estatuto de Residencia de Larga Duración, la práctica administrativa en general viene decretando la denegación automática de la Autorización de Residencia de Larga Duración por la mera existencia de antecedentes penales no cancelados, sin valorar ningún otra circunstancia al respecto.

En consecuencia, la regla general será un Resolución denegatoria en el cual la Administración no demuestra ni motiva mínimamente la concurrencia de las premisas exigidas por el Artículo 6.1 de la Directiva 2003/109/CE, en especial, la existencia de razones de orden público o seguridad pública.

3º.- Correcta interpretación de los conceptos “orden público” y “seguridad pública”.

Partiendo de los dos principios anteriores, una buena defensa jurídica debe basarse en la adecuada interpretación que de los conceptos jurídicos indeterminados “orden público” y “seguridad pública” se viene realizando por la jurisprudencia, especialmente la emanada del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, con el fin de demostrar que la Administración se aparta de estos criterios interpretativos a la hora de resolver la denegación de una Autorización de Residencia de Larga Duración.

Entre esta jurisprudencia consolidada, tanto del Tribunal de Justicia de la Unión Europea como de diversos Tribunales Superiores de Justicia, cabe destacar, entre otras muchas, Sentencia del Tribunal de Justicia de la UE, de fecha 3 de septiembre de 2000, Asunto C-355/98; Sentencia del Tribunal de Justicia de la UE, de fecha 10 de julio de 2008, Asunto C-33/2007; Sentencia de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, de fecha 24 de marzo de 2008, Recurso Nº 307/2008; Sentencia de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura, de fecha 15 de febrero de 2011, Recurso Nº 370/2010; o Sentencia de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, de fecha 8 de septiembre de 2011, Recurso Nº 274/2011.

La jurisprudencia citada coincide en exigir, para que la Administración pueda limitar el estatuto de Residencia de Larga Duración, que concurran las siguientes premisas:

a) Existencia de razones de orden público o seguridad pública.

b) Existencia de motivos suficientes, razonables y razonados de que la conducta personal del extranjero constituye una amenaza real, actual y suficientemente grave que afecte a un interés fundamental de la sociedad.

c) Que se tenga en cuenta, única y exclusivamente la conducta personal del extranjero, sin que pueda alegarse razones que no tengan relación directa con el caso concreto o basadas en motivos de prevención general.

d) Tener en cuenta de manera expresa que la existencia de condenas penales no constituye, per se, y de manera automática razón suficiente para denegar una Autorización de Residencia de Larga Duración.

4º.- Dejar constancia de aquellos aspectos positivos y acreditativos de arraigo del extranjero.

Con el fin de respaldar todos los axiomas anteriores, se recomienda hacer referencia expresa a todos aquellos aspectos positivos que concurran en el extranjero y relativos a la situación de arraigo en España, entre los que se pueden citar (además de los cinco años de Residencia Legal previos):

a) La existencia de arraigo laboral, arraigo social u otros aspectos que dejen constancia de su plena integración en España.

b) Hacer referencia a la existencia de condena penal única y/o al cumplimiento íntegro de la condena o condenas impuestas.

c) Acreditar el hecho de estar plenamente reinsertado socialmente, sin que haya existido reincidencia penal.

d) Por último, y más importante de todas las citadas, la existencia de arraigo familiar y su vinculación con el Derecho a la vida en familia, amparado jurídicamente tanto a nivel nacional como supranacional, así como por la jurisprudencia nacional e internacional existen al respecto.

5º.- Supuestos reales: éxitos judiciales.

Por último, y como dice el sabio refranero español que para muestra un botón, y que predicar con el ejemplo es el mejor argumento, comparto en este post tres casos diferentes de denegación de Autorización de Residencia de Larga Duración por existir antecedentes penales no cancelados recurridos en vía judicial y cuyo resultado ha sido plenamente satisfactorio para los intereses de nuestros clientes.

Categorías
Nacionalidad

Causas más comunes de denegación de Nacionalidad Española por Residencia.

En este nuevo post os hablaré sobre las principales causas por las que suele denegarse tu solicitud de Nacionalidad por Residencia.

Por regla general, las denegaciones se suelen fundamentar en los siguientes supuestos:

Existencia de antecedentes penales o falta de acreditación de buena conducta.

El hecho de tener antecedentes penales en España o en tu país de origen es causa de denegación de la Nacionalidad por Residencia. Pero no solo eso, según exige el Código Civil, es necesario acreditar buena conducta, lo cual también puede implicar la existencia de antecedentes policiales o cualquier causa penal pendiente de juicio.

En estos casos, siempre es recomendable instar la cancelación de antecedentes penales y/o policiales antes de presentar nueva solicitud de nacionalidad.

Falta de cumplimiento de los años de residencia legal.

Un requisito básico para poder solicitar la Nacionalidad española por Residencia es contar con los años de residencia legal exigidos para cada caso. El hecho de presentar antes de alcanzar el tiempo requerido es causa automática de denegación. Igualmente, si esa residencia legal no es continuada e inmediata a la presentación de la solicitud, también será causa de denegación.

Incompatibilidad de la situación de estancia por estudios con la de residencia legal.

Como ya indicaba en mi entrada ‘Diferencia entre Estancia y Residencia Legal en los expedientes de Nacionalidad por Residencia’, los periodos de estancia legal no son computables como residencia legal a la hora de solicitar la Nacionalidad por Residencia. En estos casos, tendrás que esperar a adquirir tu primera Autorización de Residencia Legal, y a partir de entonces, comenzar el cómputo de residencia legal exigido por el Código Civil.

Salidas y ausencia del territorio español.

Aunque esta no ha sido una causa de denegación tradicional, desde hace un tiempo, el Ministerio de Justicia viene considerando que las salidas reiteradas de España y los periodos de permanencia fuera del país son motivos suficientes para considerar que no existe una situación de residencia continuada en España, procediéndose por tanto a la denegación de la solicitud de Nacionalidad por Residencia.

Falta de acreditación de suficiente grado de integración en España.

En muchas ocasiones, la denegación viene motivada por la falta de integración o arraigo en España. Motivos en los que se fundamenta esta causa de denegación: no hablar mínimamente el español (u otra lengua autonómica), la falta de vínculos con España, el no haber quedada acreditada dicha integración en la entrevista realizada ante el encargado del Registro Civil o la práctica de costumbres que no concuerden con la cultura o forma de vida española o tengan el rechazo por parte de la sociedad.

Falta de medios de vida suficientes.

Un requisito muy importante para poder acceder a la nacionalidad española es el hecho de demostrar tener medios de vida suficientes. Si bien no se dice claramente por parte del Ministerio de Justicia, lo que se pretende es que la persona recién nacionalizada no sea o pase a ser una carga para el Estado.

En estos casos no es aconsejable presentar la solicitud de nacionalidad si no se dispone de una estabilidad laboral mínima que pueda servir de garantía. Si la denegación fue por este motivo, solo cabe esperar a que la situación laboral o la existencia de medios de vida cambien a mejor.

Errores de documentación o documentos caducados.

Puede ocurrir que con las prisas o con tanto papeleo, se presenten documentos que puedan contener un error ortográfico o de contenido, como por ejemplo, el no haber sido legalizados debidamente. También puede ocurrir que haya algún documento que no se haya presentado y cuya ausencia no permite la concesión de la nacionalidad. Por último, en otras ocasiones puede que estos documentos hayan caducado cuando se presentaron, como puede ser el caso del Certificado de Antecedentes Penales o el Certificado de Nacimiento.

Aunque en estos casos el Ordenamiento Jurídico establece que el Ministerio de Justicia debería requerirte para la subsanación de cualquier deficiencia, sin embargo la respuesta suele ser la denegación de la solicitud de Nacionalidad por Residencia.

Y ante esta situación ¿Qué puedes hacer?

Si estás en alguno de los supuestos descritos más arriba, o cualquier otro por el cual se haya denegado tu solicitud de Nacionalidad por Residencia, has de saber que tienes Derecho a interponer Recurso de Reposición contra dicha denegación ante la Dirección General de los Registros y del Notariado con el fin de que sea revocada y se consiga la concesión de la nacionalidad solicitada. En estos casos, existe un plazo de un mes desde la notificación de la Resolución denegatoria.

Igualmente, se podrá interponer Recurso Contencioso-Administrativo ante la Audiencia Nacional en el plazo de dos meses.

Para cualquier duda o aclaración puedes hacer tu consulta sin ningún tipo de compromiso.

Categorías
Trámite_Extranjería

Renovaciones de Residencia y/o Trabajo: Causas más comunes de denegación.

Cada vez resulta más asiduo encontrarme con extranjeros que solicitan mis servicios profesionales con motivo de la denegación de su Autorización de Residencia y/o Trabajo por parte de la Oficina de Extranjería (en este caso de Cádiz).

En ocasiones, el problema tiene solución. En otros muchos casos, es imposible arreglar lo inevitable. Dice el refranero español, por un lado, que es mejor el remedio que la enfermedad, y por otro, que lo que mal empieza, mal acaba. En el ámbito del Derecho de Extranjería, se puede aplicar el mismo axioma: es preferible poner los medios necesarios, y prever los posibles problemas, antes de quedarse sentado esperando una denegación. Denegación, que en la mayoría de los casos, resulta totalmente inesperada para el extranjero debido al desconocimiento del Derecho de Extranjería.

Por ello, a modo de resumen, en el artículo de esta semana pretendo señalar una pequeña lista con las causas de denegación de las Autorizaciones de Residencia y/o Trabajo más comunes (al menos en la provincia de Cádiz), con el fin de que los extranjeros puedan evitarlas, en la medida de lo posible (se supone que el Derecho de Extranjería es el mismo para toda España, aunque la interpretación que cada Oficina de Extranjería realizada es todo un mundo):

1º.- Falta de trabajo suficiente durante el periodo de vigencia de la Autorización.

Un requisito primordial para poder renovar una Autorización de Residencia y Trabajo es el haber demostrado una mínima actividad laboral (de alta en la Seguridad Social, se entiende). Los periodos de cotización pueden variar según el supuesto de renovación, aunque la regla general es la de seis meses trabajados por año de vigencia de la Autorización a renovar.

Las dificultades para encontrar trabajo y el trabajo de manera irregular sin alta en la Seguridad Social, ambas situaciones provocadas y empeoradas por la crisis, están muy presente en los últimos años como gran causa de denegación de las renovaciones.

2º.- Falta de acreditación del supuesto por el que se pretende renovar.

Aunque se ha de suponer que la Administración conoce la normativa a aplicar, no está demás que el extranjero plantee la renovación correctamente, delimitando claramente el supuesto de renovación al que se está acogiendo (de no ser el supuesto normal) y aportando la documentación necesaria para la correcta tramitación y resolución de la renovación de la Autorización de Residencia y/o Trabajo.

Uno se evitará susto y sobresaltos ante una respuesta negativa por parte de la Oficina de Extranjería.

3º.- Existencia de antecedentes penales.

El hecho de tener antecedentes penales es causa de denegación de la renovación solicitada. En principio no importa la gravedad de los mismos, el simple hecho de haber cometido un delito ya es un aspecto negativo a tener en cuenta por la Oficina de Extranjería. En estos casos, la Ley de Extranjería permite la valoración del supuesto concreto, pudiendo concederse la renovación aun existiendo antecedentes penales, siempre y cuando, exista un indulto, remisión condicional de la pena o la suspensión de la pena de prisión, así como otros aspectos favorables que puedan ser valorados por la Administración de forma positiva (arraigo, vínculos familiares, etc…).

No obstante, esta posibilidad de valorar la situación personal ya no resulta aplicable desde hace un tiempo para los solicitudes de Autorización de Residencia de Larga Duración, en los cuales la denegación se considera automática (decisión cuestionable jurídica y  socialmente).

4º.- Permanencias fuera de España por tiempos prolongados.

En relación a los periodos de permanencia fuera de España por parte del extranjero que pretende renovar su Autorización de Residencia y/o Trabajo, lo primero que se debe saber es que no es posible permanecer fuera del territorio nacional durante más de seis meses continuado. En estos casos no estaríamos ante un supuesto de denegación, sino ante la extinción la situación de residencia legal.

Concretamente, por lo que respecta a las Autorizaciones de Residencia de Larga Duración, el mayor problema se viene dando con las permanencias fuera de España por tiempo superior a diez meses en el plazo de los últimos cinco años de residencia legal.

Este tipo de denegaciones afecta especialmente a la comunidad marroquí asentada en la provincia y con fácil acceso a Marruecos debido a su proximidad geográfica.

5º.- Cuenta Propia: no cotizar y deudas tributarias o con Seguridad Social.

Uno de los mayores problemas con los que se encuentran los trabajadores por cuenta propia es el no poder demostrar la realización continuada de la actividad para la que le concedieron su Autorización, o lo que es lo mismo, la falta de acreditación de haber cotizado a la Seguridad Social.

En estos supuestos, y en Cádiz concretamente por lo que respecta a la abundante comunidad senegalesas asentada en la provincia que se dedica a la venta ambulante y en mercadillos, el problema surge por el hecho de no haber cotizado el tiempo suficiente (qué se considera suficiente es otra cuestión…) a la Seguridad Social.

Igualmente, la existencia de deudas con la Seguridad Social (meses pendientes de pago) o con Hacienda (impuestos o multas y sanciones) son causas de denegación de la renovación solicitada.

6º.- Falta de medio económicos suficientes.

Esta situación se da en una doble vertiente. Por un lado, en las renovación de Autorizaciones de Residencia por Reagrupación Familiar o Residencia de menores, en las cuales es imprescindible acreditar que el extranjero que reagrupada dispone de medios económicos suficientes para poder seguir cubriendo las necesidades familiares. La falta de estos medios económicos en muchos casos empuja a la denegación de la Autorización del reagrupante, y seguido, de todos los familiares que de él dependen.

Por otro lado, en los supuestos de renovación de la Autorización de Residencia y Trabajo a través del cónyuge o pareja de hecho, cuando el extranjero no cumple los requisitos de renovación por sí mismo y pasa a depender de su familiar, resulta de vital importancia disponer de recurso económicos suficientes.

7º.- La falta de solvencia suficiente de la empresa o empleador contratante.

En ocasiones, el motivo de denegación viene originado por causas ajenas al extranjero. Esto ocurre, por ejemplo, cuando es la empresa contratante la que no acredita disponer de suficiente solvencia como para poder continuar con la contratación del trabajador extranjero y hacer frente a las obligaciones derivadas del contrato de trabajo (salarios, seguros sociales, por ejemplo).

En algunos casos, incluso se puede llegar a cuestionar (porque existan pruebas de ello) que la situación laboral sea ficticia o fraudulenta, con lo cual la denegación está más que asegurada. 

________

En todos estos casos en los que se ha producido la denegación de la Autorización de Residencia y/o Trabajo solicitada, el Ordenamiento Jurídico permite la posibilidad de recurrirla, existiendo una segunda posibilidad para enmendar la situación. Como ya dije más arriba, en algunos casos será viable (a veces más fácil, a veces más difícil); en otros tantos, imposible.

Categorías
Nacionalidad

Denegaciones de nacionalidad española y estupidez institucional.

En los últimos meses se vienen sucediendo una serie de denegaciones de expedientes de nacionalidad española por parte del Ministerio de Justicia fundamentadas, como diría yo sin resultar excesivamente ofensivo, inapropiadas. Bueno, inapropiadas no. Digámoslo abiertamente: estúpidas.

La primera noticia surgió en el mes de abril y afirmaba que habían denegado la nacionalidad española a un inmigrante por no conocer el nombre de la esposa del ex-Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. La noticia me produjo algunas dudas. No era capaz de concebir que el Ministerio de Justicia (sí, de Justicia, de momento…) vía Dirección General de los Registros y del Notariado, pudiera argumentar en Derecho la denegación de un expediente de nacionalidad española en ese escaso, ínfimo, ilegitimo y alegal motivo. A día de hoy todavía me asaltan las dudas, pero lo cierto es que la denegación está ahí, pendiente de que la Audiencia Nacional aclare el entuerto.

La segunda noticia que saltó a la palestra decía que se había denegado la nacionalidad española a ciertas personas que tenían reconocido el estatuto de refugiado en España. Simple y llanamente por eso. Saltándose a la torera el ordenamiento jurídico, una de estas resoluciones disponía literalmente que el solicitante “se encuentra en España como refugiado, por lo que no procede su informe positivo por parte del registrador que suscribe”. Me hubiera parecido igual de insólito si no es porque pude ver la Resolución en cuestión con mis propios ojos. (Si hay algún otro incrédulo, que pinche aquí).

Unos días después, CEAR denunciaba que existían más de 200 casos en los que el único motivo de denegación de los expedientes de nacionalidad española era el hecho de ser refugiado. Un fallo informático alegó el Ministerio ante tan absurdo (y antijurídico) modo de proceder.

Pero si ya creía haberlo visto todo, en julio salto la noticia de que el Ministerio de Justicia había denegado la nacionalidad española a una niña de 3 años por no acreditar buena conducta. Así es. No es un chiste. Al menos, a los padres de la menor no les ha hecho ninguna gracia. Esta denegación resulta más propia de un país de comparsa, que trata a una niña de 3 años de la misma manera que a un delincuente peligroso. Eso, o el Ministerio quiere empezar a encauzar desde muy joven a esta nueva generación que viene pidiendo paso. (Habrá que suponer que a sus 3 años esta niña no se comporta como debe en la guardería…).

Pero no acaban aquí los absurdos. Por mis manos han pasado denegaciones de nacionalidad fundamentadas en el simple hecho de no constar certificado de empadronamiento (que el solicitante mantiene que sí se presentó); en no admitir como válidos certificados de buena conducta expedidos por el Consulado, igual de lícito que un certificado de antecedentes penales; o una de las más absurdas de todas, el haber cambiado de domicilio durante el tiempo de tramitación (se ve que el Ministerio no permite las mudanzas sin su previo consentimiento). Y estoy convencido de que la lista sigue y sigue. Tiene que haber por España más resoluciones de este tipo que demuestran, no que las cosas no se están haciendo bien, sino al contrario, que las cosas se están haciendo muy mal.

Y ahora llega la pregunta del millón: ¿a qué se deben este tipo de denegaciones?

Para unos, el Plan Intensivo de Nacionalidad llevado a cabo por el Ministerio de Justicia, además de sus virtudes, tienes sus deficiencias. Quizás las prisas no son buenas consejeras. Probablemente sea preferible, como dice el refrán, ir despacito y con buena letra, antes de arrollar el abecedario y dar al traste con denegaciones de nacionalidades, sin pies, ni cabeza.

Para otros, el motivo fundamental es la intervención de los registradores de la propiedad, que quizás no tengan la experiencia ni el conocimiento para tramitar y resolver expedientes de nacionalidad por residencia. Tanto el Derecho de Extranjería como el de Nacionalidad son ramas jurídicas muy especializadas, que deben tener una respuesta más contundentes, y probablemente, personal más cualificado (sin ofender a los registradores de la propiedad. Al fin y al cabo, cada uno debe dedicarse a lo que se debe dedicar).

Para mí, la respuesta es mucha más sencilla. Hay cosas que no dependen de las prisas. El hacerlas más o menos rápido no influye en el resulta. Tampoco creo que este tipo de denegaciones estén condicionada por el mayor o menor conocimiento del Derecho que regula la adquisición de nacionalidad española. Este tipo de condicionantes no justifican el denegar la nacionalidad española por no conocer a la esposa de un ex-Presidente del Gobierno (¿cuántos de nosotros, españoles de origen, conocemos su nombre?) o  por tener el estatuto de refugiado (bastante tienen ya con lo que llevan padecido). Y mucho menos, puede justificar, razonable y racionalmente, el no permitir que una niña de 3 años no sea española por no acreditar tener buena conducta.

Mi opinión, en este tipo de denegaciones y sobre los fundamentos que la sustentan, se parece mucho a esa afirmación que en su día hizo Albert Einstein: “Hay dos cosas infinitas: el universo y la estupidez humana”.

En este caso, la estupidez, además de ser humana, es institucional.