Categorías
Residencia Trámite_Extranjería

Visado de Residencia y Trabajo por Cuenta Propia: nociones básicas.

El Visado de Residencia y Trabajo por Cuenta Propia, que dará lugar a la Autorización de Residencia y Trabajo por Cuenta Propia es aquel por medio de cual se habilita al extranjero a residir en España y poder realizar una actividad empresarial o profesional por cuenta propia (esto es, en régimen de trabajador autónomo).

El marco jurídico de este tipo de Autorización viene configurado a través de los Artículos 36 y 37 de la Ley Orgánica 4/20001, y de los Artículos 103 a 109 de su reglamento del Real Decreto 557/20112.

Requisitos:

Para poder obtener un Visado de Residencia y Trabajo por Cuenta Propia se deberá cumplir con los siguientes requisitos:

a) No encontrarse irregularmente en España.

b) Carecer de antecedentes penales en España y en el país de origen o en el país o países en los que el extranjero haya residido previamente durante los últimos cinco años antes de entrar en España.

c) No tener prohibida la entrada en España ni en Estados con los que España haya firmado convenios en este sentido.

d) Cumplir los requisitos que la legislación exige a cualquier español para la apertura y funcionamiento de la actividad a desarrollar.

e) Poseer la cualificación profesional exigible o experiencia acreditada en el ejercicio de la actividad profesional (y colegiación, en su caso).

f) Acreditar la inversión suficiente y la incidencia, en su caso, en la creación de empleo. En todo caso, el extranjero deberá tener cubiertas todas sus necesidades respecto a alojamiento y manutención.

g) Plan de Negocios sobre la actividad proyectada, que deberá indicar como elementos esenciales la inversión prevista y la viabilidad la actividad.

Procedimiento:

El procedimiento para la obtención del Visado de Residencia y Trabajo por Cuenta Propia se inicia, como regla general, ante el Consulado o Misión Consular de España en el país de residencia del extranjero solicitante y que corresponda por lugar de demarcación.

La solicitud deberá ir acompañada de toda la documentación acreditativa del cumplimento de los requisitos especificados anteriormente, así como del resguardo que justifique el haber abonado las preceptivas tasas administrativas.

A continuación, la solicitud será remitida a la Oficina de Extranjería competente en España según el lugar donde el extranjero pretenda fijar su residencia, quien consultará si existen antecedentes penales o policiales en España en contra del extranjero solicitante. Acto seguido, resolverá el expediente concediendo (o denegando) la correspondiente Autorización de Residencia y Trabajo por Cuenta Propia Inicial.

Concedida en su caso esta Autorización, se comunicará al Consulado o Embajada competente, así como al Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación. Igualmente, se notificará la concesión al extranjero, que en el plazo de un mes deberá solicitar el Visado de Residencia y Trabajo por Cuenta Propia.

Una vez concedido el Visado, el extranjero deberá recogerlo en el plazo de un mes y realizar la entrada en España en el plazo otorgado para ello, que en ningún caso será superior a los tres meses.

Tras la entrada en España:

Una vez en España, el extranjero dispone del plazo de tres meses para darse de alta en la Seguridad Social, desplegando la Autorización concedida todos sus efectos desde ese momento. De no producirse el alta, el extranjero estará obligado a salir de España.

Formalizado el preceptivo alta en la Seguridad Social, el extranjero deberá solicitar la Tarjeta de Identidad de Extranjero (TIE) en el plazo de un mes.

Vigencia:

La Autorización de Residencia y Trabajo por Cuenta Propia Inicial tendrá una vigencia de un año a contar desde el alta en la Seguridad Social, y podrá ser limitada a un ámbito geográfico autonómico y sector de actividad concretos.

_______________

1 Ley Orgánica 4/2000, de 11 de enero, sobre Derechos y Libertades de los extranjeros en España y su Integración Social, dada su última redacción conforme a la Ley Orgánica 2/2009, de 11 de diciembre.

2 Real Decreto 557/2011, de 20 de abril, por el que se aprueba el Reglamento de la Ley Orgánica 4/2000, sobre Derechos y Libertades de los extranjeros en España y su Integración Social.

Categorías
Residencia Trámite_Extranjería

Supuestos de Renovación: Residencia y Trabajo por Cuenta Propia (II).

Hace unas semanas, tratamos en el blog los distintos supuestos de renovación que existen para una Autorización de Residencia y Trabajo por Cuenta Ajena. En esta ocasión, el artículo se centrará en examinar las diferentes vías para poder renovar una Autorización de Residencia y Trabajo por Cuenta Propia.

Al igual que otro tipo de Autorizaciones, la Autorización de Residencia y Trabajo por Cuenta Propia puede renovarse dos meses antes de su caducidad, o bien, tres meses después. Para este tipo de Autorizaciones, los supuestos de renovación vienen regulados en el Artículo 109 del Reglamento de la Ley de Extranjería (RD 557/2011).

Estos supuestos son:

1º.- SUPUESTO GENERAL:

Acreditar la continuidad en la actividad que dio lugar a la concesión de la Autorización a renovar, es decir, que se continúa desarrollando el trabajo por cuenta propia.

La normativa no aclara cuantos meses de trabajo deben de acreditarse para considerar que la actividad es continuada (como sí ocurre para el cuenta ajena), lo cual provoca que las interpretaciones en este sentido sean dispares. En estos casos, la Administración tiene diferentes criterios a la hora de resolver, dependiendo de cada Oficina de Extranjería. Las interpretaciones oscilan entre las Oficinas de Extranjería que requieren haber trabajado la totalidad de tiempo de vigencia de la Autorización a renovar, mientras que en otros casos se valora favorablemente el haber trabajado la mayoría de dicho tiempo.

En todo caso, un aspecto fundamental es que el extranjero se haya encontrado de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos de la Seguridad Social, requisito sin el cual será imposible la renovación solicitada por esta vía.

Además de ello, deberá de consta el cumplimiento de las obligaciones tributarias y con Seguridad Social. No obstante, el Reglamento de Extranjería dispone que el hecho de tener deudas con la Seguridad Social no impedirá la renovación de la Autorización de Residencia y Trabajo por Cuenta Propia, siempre y cuando se acredite la realización habitual de la actividad.

2º.- SER BENEFICIARIO DE LA PRESTACIÓN POR CESE DE ACTIVIDAD:

Otro supuesto para poder renovar su Autorización de Residencia y Trabajo por Cuenta Propia es el hecho de ser titular de una Prestación por Cese de Actividad como  trabajador autónomo.

Este tipo de prestación se reconoce a los trabajadores por cuenta propia que tengan que dejar de desarrollar su actividad por diversos motivos (cierre por crisis en el negocio, por fuerza mayor, por pérdida de la licencia administrativa, por violencia de género, etc…), y además, cumplan con los siguientes requisitos:

a) Estar de alta el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos de la Seguridad Social, y estar cotizando expresamente por este concepto (obligatorio en breve, según algunos comentarios).

b) Haber cotizado como mínimo un período de 12 meses.

c) Hallarse al corriente en el pago de las cuotas a la Seguridad Social.

3º.- ACREDITAR REQUISITOS ECONÓMICOS PARA REAGRUPACIÓN FAMILIAR:

Como ocurriera para las Autorizaciones por Cuenta Ajena, la renovación de la Autorización de Residencia y Trabajo por Cuenta Propia también será posible cuando el extranjero, sin cumplir con los supuestos anteriores de renovación, demuestren que su cónyuge o pareja análoga a la conyugal (pareja de hecho) dispone de medios económicos en las mismas condiciones que las exigidas para ejercer el Derecho a la Reagrupación Familiar.

4º.- INFORME POSITIVO DE INTEGRACIÓN:

Idéntico para este tipo de Autorización, se valorará positivamente la aportación de un Informe positivo de Integración emitido por la Comunidad Autónoma, cuando el trabajador por cuenta propia no cumpla con ninguno de los supuestos citados.

El contenido de dicho Informe, deberá hacer referencia a criterios tales como: participación activa del extranjero en acciones formativas destinadas al conocimiento y respeto de los valores constitucionales de España, los valores estatutarios de la Comunidad Autónoma en que se resida, los valores de la Unión Europea, los Derechos Humanos, las libertades públicas, la democracia, la tolerancia y la igualdad entre mujeres y hombres, así como el aprendizaje de las lenguas oficiales del lugar de residencia. Igualmente, se tendrán en cuenta las acciones formativas desarrolladas por entidades privadas debidamente acreditadas o por entidades públicas.