GAZA SOMOS TODOS.

Este es mi primer artículo que no trata sobre Derecho de Extranjería o Derechos Humanos en materia migratoria. Es la primera vez que me salgo del contenido sobre el que gira este blog, pero no he podido evitarlo: la masacre que está sufriendo el pueblo palestino en Gaza no me han permitido mirar para otro lado.

Las cifras lo dicen todo:

Las cifras hablan por sí solas. Vergüenza. Genocidio. Avasallamiento. Crímenes de Guerra, según Navi Pillay,  Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos. Los calificativos son innumerables, pero con un solo significado: horror humanitario.

La intención de este nuevo artículo no es explayarme dando mi opinión moral y humanitaria sobre la actitud del ejército israelí, como ya he dicho, las cifras y las imágenes que se ven cada día ya son argumento suficiente para actuar de defensa humana y de acusador humanitario.

Mis palabras son solo de denuncia. Una denuncia que se une a gran parte de la comunidad internacional (la que no está callada, mirando hacia otro lado mientras la sangre de inocentes se derrama sin cesar) ante un genocidio consentido por los de siempre (esos que mueven los hilos de las marionetas del panorama mundial).

Por ello, que quede constancia de mi más enérgica condena al Estado de Israel por la masacre humanitaria sobre el pueblo palestino asentado en la Franja de Gaza, ante la mirada inerte de los peces gordos del mundo civilizado.