Categorías
Derechos Humanos Opinión

Consejo de Europa y Violación del Derecho a la Asistencia Sanitaria de inmigrantes irregulares.

Ayer fue noticia destacada en todos los medios la clara y evidente condena que el Consejo de Europa ha realizado respecto a la política sanitaria del Gobierno de España respecto a los inmigrantes en situación irregular. El Comité Europeo de Derechos Sociales ha sido tajante: la exclusión de inmigrantes en situación irregular del Derecho al acceso a la Asistencia Sanitaria vulnera la Carta Social Europea, y por ende, el Convenio Europeo de Derechos Humanos.

Así de simple. Como en tantos otros asuntos, y en pleno asalto a los Derechos Sociales y al Estado del Bienestar, el Gobierno vuelve a sufrir un nuevo varapalo en sus políticas de continuos recortes. En este caso, vulnerando Derechos Humanos básicos e inherentes a todo ser humano, y que según el Comité Europeo de Derechos Sociales, afectan a la dignidad humana de los inmigrantes en situación irregular.

En concreto, las Conclusiones del Comité Europeo de Derechos Sociales dirigidas a España,y publicadas hace unos días, dejan en evidencia que las reformas introducidas en la Ley de Extranjería (LO 4/2000) por el Real Decreto-Ley 16/2012, de 20 de abril, de medidas urgentes para garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud y mejorar la calidad y seguridad de sus prestaciones, son contrarias, y por tanto violan de forma flagrante, la Carta Social Europea, y por ende, Convenio Europeo de Derechos Humanos.

En necesario recordar que tras dicha reforma, el Artículo 12 de la Ley de Extranjería hace una remisión expresa para el reconocimiento del Derecho a la Asistencia Sanitaria de los extranjeros a lo estipulado en la legislación vigente en materia sanitaria. Desde esa misma fecha, la Ley 16/2003, de 28 de mayo, de cohesión y calidad del Sistema Nacional de Salud, pasaba a tener un nuevo Artículo 3 ter, según el cual:

Los extranjeros no registrados ni autorizados como residentes en España, recibirán asistencia sanitaria en las siguientes modalidades:

a) De urgencia por enfermedad grave o accidente, cualquiera que sea su causa, hasta la situación de alta médica.

b) De asistencia al embarazo, parto y postparto.

En todo caso, los extranjeros menores de dieciocho años recibirán asistencia sanitaria en las mismas condiciones que los españoles.”  

De este modo, España pasaba a limitar el Derecho pleno de acceso al Sistema Sanitario de aquellos inmigrantes en situación irregular, muy al contrario de lo estipulado hasta ese momento.

Como consecuencia de ello, y a pesar de que en estos momentos el Comité Europeo de Derechos Sociales no puede entrar de lleno sobre el asunto (por ser una reforma fuera del periodo objeto de valoración), si censura expresamente la mutilación de este Derecho en los siguientes términos:

a)  Considera que la exclusión de los inmigrantes en situación administrativa irregular resulta contraria a la Carta Social Europea y al Convenio Europeo de Derechos Humanos.

Concretamente y en especial, la Carta Social Europea, considera en su preámbulo que “el goce de los derechos sociales debe quedar garantizado sin discriminación por motivos de raza, color, sexo, religión, opinión política, proveniencia nacional u origen social”, y reafirma dicho Principio fundamental cuando en la Parte I de la Carta considera que Toda persona tiene derecho a beneficiarse de cuantas medidas le permitan gozar del mejor estado de salud que pueda alcanzar” (11), y que Toda persona que carezca de recursos suficientes tiene derecho a la asistencia social y médica” (13)”.

En relación con ello, el Artículo 11 de la Carta, sobre el Derecho a la Protección de la Salud,  preceptúa que:

“Para garantizar el ejercicio efectivo del derecho a la protección de la salud, las partes contratantes se comprometen a adoptar, directamente o en cooperación con organizaciones públicas o privadas, medidas adecuadas para entre otros fines:

1. Eliminar, en lo posible, las causas de una salud deficiente.

2. Establecer servicios educacionales y de consulta dirigidos a la mejora de la salud y a estimular el sentido de responsabilidad individual en lo concerniente a la misma.

3. Prevenir, en lo posible, las enfermedades epidérmicas, endémicas y otras”.

Resulta evidente que dichos compromisos quedan vacíos de contenido por lo que respecta al Derecho de acceso a  la Asistencia Sanitaria de los inmigrantes en situación irregular.

b)  Que los Estados Partes de la Carta Social Europea, España entre ellos, tienen en todo caso la obligación de facilitar el acceso a la Atención Sanitaria para todo inmigrante, cualquiera que sea su situación de administrativa.

En este sentido, y teniendo en cuenta el contenido del Artículo 11 de la Carta, considera el Comité que «la atención sanitaria es condición previa para preservar la dignidad humana y que esa dignidad humana es el valor fundamental y de hecho el núcleo de la legislación europea sobre Derechos Humanos”.

c)  El Derecho al acceso a la Asistencia Sanitaria tiene carácter universal al ser un elemento esencial del Derecho a la Protección de la Salud, según ha reconocido también el Comité sobre Derechos Económicos, Sociales y Culturales de Naciones Unidas.

d)  Critica que en tiempos de crisis se haya producido este recorte de Derechos que afecta directamente a los más vulnerables.

Considera que el hecho de ser Estado Parte conlleva aparejado el deber de utilizar todos los instrumentos necesarios para garantizar expresamente a toda persona los Derechos a la Salud, a la Seguridad Social, a la Asistencia Social y Médica y el Derecho al acceso a los servicios de Bienestar Social.

Además, critica abiertamente que el Gobierno de España se ampare explícitamente en la crisis económica para la “reducción de la protección de los derechos reconocidos por la Carta”, precisamente “en un período de tiempo en el que los beneficiarios necesitan de mayor protección”, afectando especialmente a los colectivos más vulnerables.

Finalmente, concluye de forma tajante que “la crisis económica no puede servir de pretexto para una restricción o negación de acceso a la Atención Sanitaria que afecta a la propia esencia de dicho Derecho”.

e)  Por último, afirma que si bien no puede incluir en las presentes Conclusiones la vulneración de este Derecho (al encontrarse examinado el periodo 2008-2011), no obstante, de mantenerse esta restricción al Derecho de acceso a la Asistencia Sanitaria contra los inmigrantes en situación irregular, la misma será puesta de manifiesto expresamente en las próximas Conclusiones del Comité Europeo de Derechos Sociales dirigidas contra España.

Categorías
Residencia Trámite_Extranjería

Supuestos de Renovación: Residencia y Trabajo por Cuenta Ajena (I).

La renovación de la residencia legal es fundamental por dos motivos primordiales: primero, para mantener el estatus de residente legal en España, aspecto fundamental para el pleno desarrollo de los Derechos y Libertades de los que los extranjeros son titulares en España; segundo, y en consonancia con el motivo anterior, evitar caer en situación de irregularidad sobrevenida, algo bastante común en los últimos años de crisis económica.

Las Autorizaciones de Residencia y Trabajo por Cuenta Ajena, como el resto de Autorizaciones, puede renovarse dos meses antes de su caducidad, o tres meses después. Aunque podría parecer que los supuestos contemplados para ello son sobradamente conocidos, la realidad demuestra que no todos los extranjeros afectados saben de la existencia de diferentes vías para poder renovar su Autorización de Residencia y Trabajo por Cuenta Ajena.

Por ello, el objetivo de este nuevo artículo es aclarar los distintos supuestos de renovación existentes para este tipo de Autorizaciones, según contempla el Artículo 71 del Reglamento de la Ley de Extranjería (RD 557/2011).

Estos supuestos son:

1º.- SUPUESTO GENERAL:

Acreditar la continuidad de la relación laboral que dio lugar a la concesión de la actual Autorización, esto es, que el contrato presentado en el trámite inicial, y por ende, el alta en la Seguridad Social, siguen vigentes sin que exista ningún cambio. O lo que es lo mismo, que el trabajador extranjero no ha cambiado de empleador o empresa.

2º.- HABER TRABAJADO SEIS MESES POR AÑO:

En este supuesto, será necesario demostrar que durante la vigencia de la actual Autorización, el extranjero ha estado trabajando de alta en la Seguridad Social al menos seis meses por año, y se encuentre trabajando igualmente de alta (o situación asimilada al alta) en la Seguridad Social al momento de presentar la renovación.

Por regla general, la mayoría de las Oficinas de Extranjería cuenta los seis meses de trabajo al momento de caducidad de la vigencia de la Autorización a renovar.

También es necesario reiterar que los seis meses de trabajo son por año de vigencia de la Autorización. Por tanto, para Autorizaciones de dos años de vigencia, el tiempo mínimo de trabajo a acreditar será de doce meses.

3º.- HABER TRABAJADO TRES MESES POR AÑO:

Para aquellos que no cumplan con los supuestos anteriores de renovación, el trabajador extranjero podrá renovar su Autorización de Residencia y Trabajo por Cuenta Ajena cuando, además de acreditar el haber realizado una actividad laboral por un periodo mínimo de tres meses por año, cumpla además los siguientes requisitos:

a) Que la anterior relación laboral se interrumpió por causas ajenas a su voluntad.

b) Que ha buscado activamente empleo, sirviendo para ello la inscripción como demandante de empleo ante el Servicio Público de Empleo u organismo autonómico competente.

c) Que en el momento de presentar la renovación de la Autorización de Residencia y Trabajo por Cuenta Ajena tiene un contrato de trabajo en vigor con alta en la Seguridad Social.

4º.- SER BENEFICIARIO DE UNA PRESTACIÓN ECONÓMICA:

Tendrán igualmente Derecho a renovar su Autorización de Residencia y Trabajo por Cuenta Ajena quienes, sin cumplir algunos de los anteriores supuestos, y no estando trabajando en el momento de solicitar la renovación, sí esté percibiendo, bien una Prestación Contributiva de Desempleo, bien una Prestación económica asistencial de carácter público destinada a lograr su inserción social o laboral (por ejemplo, Subsidio por Desempleo o Renta de Inserción Activa).

5º.- SER VÍCTIMA DE VIOLENCIA DE GÉNERO:

Este supuesto será aplicable para aquellas mujeres que acreditando su condición de víctima de violencia de género, demuestren también que el último contrato de trabajo se suspendió o extinguió como consecuencia precisamente de ser víctima de violencia de género.

6º.- HABER TRABAJADO NUEVE MESES POR AÑO:

Se concederá la renovación de la Autorización de Residencia y Trabajo por Cuenta Ajena cuando el trabajador extranjero acredite haber trabajado en situación de alta en la Seguridad Social durante un mínimo de nueve meses en un periodo de doce, o de dieciocho meses en un periodo de veinticuatro, y además cumpla con los siguientes requisitos:

a) Que la última relación laboral se hubiese interrumpido por causas ajenas a su voluntad.

b) Que ha buscado activamente empleo, en situación similar a la descrita anteriormente.

7º.- ACREDITAR REQUISITOS ECONÓMICOS PARA REAGRUPACIÓN FAMILIAR:

También podrá renovar su Autorización el extranjero que, no habiendo trabajado lo suficiente para poder acogerse a alguno de los supuestos anteriores, si puedan demostrar que su cónyuge o pareja análoga a la conyugal (pareja de hecho) dispone de medios económicos en las mismas condiciones que las exigidas para ejercer el Derecho a la Reagrupación Familiar.

Este supuesto, bastante desconocido para muchos extranjeros, es muy útil en estos últimos años de crisis, y permite que se pueda mantener el estatus de residente legal a pesar de no haber podido trabajar durante la vigencia de la Autorización de Residencia y Trabajo por Cuenta Ajena.

8º.- INFORME POSITIVO DE INTEGRACIÓN:

Si bien este no es en sí un supuesto de renovación, no obstante, si se tendrá en cuenta como criterio favorable a la posible renovación, la aportación de una Informe positivo de Integración emitido por la Comunidad Autónoma, para aquellos extranjeros que no puedan acreditar el cumplimiento de ninguno de los supuestos citados.

El contenido de dicho Informe (algo desafortunado e irreal), deberá hacer referencia a criterios tales como: participación activa del extranjero en acciones formativas destinadas al conocimiento y respeto de los valores constitucionales de España, los valores estatutarios de la Comunidad Autónoma en que se resida, los valores de la Unión Europea, los Derechos Humanos, las libertades públicas, la democracia, la tolerancia y la igualdad entre mujeres y hombres, así como el aprendizaje de las lenguas oficiales del lugar de residencia.

Igualmente, se tendrán en cuenta las acciones formativas desarrolladas por entidades privadas debidamente acreditadas o por entidades públicas.

Categorías
Residencia Trámite_Extranjería

Ya estoy en España: ¿Puedo regularizarme?

La primera pregunta que se hace todo inmigrante que consigue entrar en España con intención de quedarse en el país es siempre la misma: ¿Cómo puedo regularizarme?

Da igual que la entrada se realice en una patera, saltando las vallas en Ceuta o Melilla, o a través de un vuelo internacional por el Aeropuerto de Barajas (al contrario de lo que piensa la gente, lo más común), esta es la primera y más inmediata intención de todo inmigrante  que se encuentra en España.

Por desgracia, y partiendo de la regulación contenida en el Derecho de Extranjería, la respuesta suele ser, por regla general, la misma: en principio, es prácticamente imposible.

En efecto, el sistema jurídico-legal contenido por la actual Ley de Extranjería y su Reglamente de ejecución parten de la idea de que los flujos migratorios deben ser legales desde su origen. En base a ello, el actual entramado normativo, no permite, a priori, y por regla general que un inmigrante que entra en España como turista y que decide quedarse pueda regularizar su situación en España. Y evidentemente, mucho menos un inmigrante en situación irregular.

El actual Derecho de Extranjería sienta sus bases en el hecho de que quien quiera trabajar o residir en España dispone de los mecanismos (al menos en teoría) para poder hacerlo desde un principio: Visados de Residencia y Trabajo (por cuenta ajena o cuenta propia), Reagrupación Familiar, Estancia por Estudios, Residencia No Lucrativa, etc… son algunos de los procedimientos previstos por el Derecho de Extranjería para cumplir dicho objetivo.

Sin embargo, la realidad sigue demostrando que estas nobles intenciones previstas legalmente, no coinciden con la realidad social y migratoria actuales. Los procesos migratorios se invierten, y el inmigrante ni entiende ni comprende este tipo de procesos legales que conducen a la residencia legal. Es más, muchos están previstos teóricamente porque deben estarlo, pero la realidad muestra y demuestra que son poco efectivos para combatir el escenario de los flujos migratorios.

Para la gran mayoría de estos supuestos, esto es, inmigrante en estancia legal o en situación irregular en España, la Ley de Extranjería les recibe y les contesta con una formula genérica y excluyente: la Inadmisión a Trámite prevista por la Disposición Adicional Cuarta.

Según dicho precepto, procederá la inadmisión a trámite “Cuando se refieran a extranjeros que se encontrasen en España en situación irregular, salvo que pueda encontrarse en uno de los supuestos del artículo 31, apartado 3”.

Dicho precepto contiene a la misma vez la regla general y la excepción. La regla general, no entrar a estudiar la solicitud de residencia del inmigrante en situación irregular en España, o lo que es lo mismo, resolver la no concesión de dicha residencia legal.

Por lo que respecta a los extranjeros en situación de estancia legal, si bien la Disposición Adicional no se refiera a este supuesto, no obstante, el propio Reglamente de Extranjería se encarga también de dejar claro que “Únicamente en los supuestos previstos en el artículo 39 de la Ley Orgánica 4/2000, de 11 de enero, el visado de estancia autorizará al titular para buscar empleo y solicitar la autorización de residencia y trabajo en España”.

Esta es, pues, la regla general.

Por otro lado, la excepción a dicha regla que prohíbe la regularización inmediata son los supuestos contenidos en los Artículos 31, 31 bis, 59 o 59 bis: Arraigo, Circunstancias Excepcionales y Razones Humanitarias, Víctimas de violencia de género, Colaboración contra Redes Organizadas y Víctimas de la Trata de Seres Humanos.

Aunque citados así parecen bastantes supuestos, como sus propios nombres indican, estamos hablando de supuestos muy concretos y excepcionales, con requisitos especiales, que no todos los inmigrantes cumplen ni cumplirán. Quizás el supuestos más común de todos sea el procedimiento de Arraigo Social, pero para poder acogerse al mismo, antes deberán pasar tres años de permanencia en España. Es una posible vía de regularización, por tanto, a largo plazo.

Otras vías alternativas de regularización pueden ser también los vínculos con españoles o ciudadanos de la UE, los cuales permiten el acceso como Familiar de Comunitario o  al Arraigo Familiar.

En conclusión, si bien existe alguna que otra alternativa para regularizar la situación administrativa del inmigrante en España, hay que partir del hecho de que el actual Derecho de Extranjería español otorga escasa vías para ello, condenando a la irregularidad administrativa inmediata, y prolongando dicho irregularidad a largo plazo.